Eva Yubero: «Solart Sonique quiere enganchar a la gente por su parte artística, además de por la música»

Si este viernes por la tarde vas caminando por el Coso bajo, no te extrañe que, tras pasar por La Magdalena, veas a un montón de gente en mitad de un solar tomando algo, disfrutando de una exposición y a bailando. Y es que el 29 de septiembre llega la tercera edición del Solart Sonique, el microfestival de arte y música que se lleva celebrando en el «Solar del Conejo» desde el año 2015. Esta iniciativa, llevada a cabo la cooperativa Recreando Estudio Creativo y Plastik Vintage Shop, tiene la intención de volver a recuperar espacios en desuso, como dicho solar, y aprovecharlos para desarrollar el hecho cultural, como es poner en valor a los jóvenes artistas locales. El resultado es una muestra de arte interdisciplinar completamente abierta a los ciudadanos. La edición de este año cuenta con las intervenciones artísticas de Rubén del Pino y Guilherme Figuereido, Melanie Aliaga, Inés Peña o Niall Bingham. A los platos, dispuestos a ofrecer más de 6 horas de música, estarán djs como Chelis, Borja Keeper, Vanilla Killer o Señora PiñaPara conocer mejor este joven festival, hemos hablado con Eva Yubero, una de las tres socias de Recreando Estudio Creativo.


Eva Yubero

Eva Yubero: «Contar con un comisariado y que los artistas hagan obras ex profeso para el festival es algo que le da peso e importancia». Foto: May

—¿Cómo se produce la unión con Plastik Vintage Shop? 

Fue un poco espontáneo. Plastik son colegas nuestros, y siempre habíamos querido hacer algo juntos. Además, Plastik es mucho más que una tienda de ropa vintage. No paran de organizar actividades diferentes. Nosotras desde Recreando nos dedicamos al trabajo del espacio público, y vimos la oportunidad de unirnos en este proyecto, en el cual teníamos inquietudes parecidas. Plastik tiene el local al lado del solar. En cuando a la distribución del trabajo, Recreando nos encargamos de la parte gráfica, la decoración del espacio, la ambientación y la parte expositiva, y Elba Haxel de Plastik lleva sobre todo la parte de comunicación y de contacto con DJ.

—¿Cómo ha sido sacar adelante este proyecto de forma autogestionada?

El primer año nos tiramos a la aventura. Cuando pensamos en llevar esto adelante, la idea era meterlo dentro de la Semana Cultural de La Magdalena, y que fuese una de las actividades complementarias. Pero era algo complejo, ya que había que cuadrarlo en el calendario, y no acabó de cuajar. Teníamos poco tiempo. Así que, nos decidimos a hacerlo fuera de la semana cultural. Tuvimos que ir investigando, pidiendo permisos, haciendo contactos, etc., y la verdad que fuimos un poco a matacaballo. Esto nos hizo coger fuerzas y prepararnos más para las siguientes ediciones. El año pasado, para la segunda edición, tuvimos una pequeña ayuda económica de Zaragoza Activa, dentro de su programa de apoyo a las industrias creativas. La necesitábamos, porque Solart Sonique es un proyecto que da satisfacciones, pero también mucho trabajo organizativo. Hay que tener en cuenta que lo hacemos gratuito para los asistentes, y el volumen de trabajo es grande. Para la edición de este año nos concedieron una subvención de Zaragoza Cultural, y nos decidimos a hacerlo. Si no nos la hubiesen dado, no sabríamos decir si hubiese salido adelante Solart Sonique o no.

Cartel Solart Sonique

Este año el se ha recortado el horario del festival para hacerlo más intenso.

—¿El festival se ha ido reorientando a lo largo de estos tres años?

La esencia ha sido siempre la misma y la hemos mantenido: un lugar de encuentro en la calle para que la gente lo pueda disfrutar y se sorprenda. Puede ser que vengas de propio a Solart Sonique, pero también puede ser que vayas por la calle y te encuentres este evento. Creo que hemos ido mejorando en cuanto a la parte artística, la cual queríamos resaltar mucho. Porque festivales o fiestas de música hay muchas en Zaragoza, con mucha asiduidad, incluso en espacios públicos. Pero la parte artística creo que es la que nos diferencia y la que hemos querido ir potenciando año tras año. El primer año sí que había un volumen mayor de artistas, pero se tiró hacia las disciplinas más convencionales fotografía, escultura, pintura. En la segunda edición metimos más audiovisual. Y en esta tercera edición hemos dado mayor importancia a las intervenciones, y al hecho de poder tener obras realizadas específicamente para el evento.

—¿Qué novedades nos podemos encontrar en esta edición? 

Con idea de dar más peso a la parte artística y expositiva, en esta edición hay un comisariado formado por Álvaro Albajez y María Bastarós que le han dado un hilo conductor. Creemos que este ha sido un paso más que nos faltaba para darle más fuerza al festival. Además, hemos metido bastante peso de iluminación y sonido; habrá un momento en el que cada obra va a tener mayor protagonismo a través de la iluminación. Es una instalación un poco performática.

Solart Sonique 1ª Edición Elba Hernández

El III Solart Sonique ha contado con una empresa local para trabajar la iluminación en las obras y en el espacio. Foto: Elba Hernández

—¿Cuál es el hilo conductor del III Solart Sonique?

Trata el concepto de que un solar no es solo un espacio abandonado, sino que es la materialización de la memoria en la que predomina el pasado sobre el presente. Tomando esta reflexión como referencia, se les ha transmitido a cada uno de los cuatro artistas que trabajen sobre la idea del espacio baldío y en desuso en este caso, la memoria del solar, utilizando cuatro elementos que fueron parte del pasado: el arco, la puerta, la ventana y la escalera. A partir de ahí, cada uno de ellos ha desarrollado una obra.

—¿Lleváis idea de hacer el evento en otros solares de Zaragoza?

De hecho, en los inicios del proyecto, nuestra intención era moverlo de espacio a espacio, como hace el Festival Asalto. Pero de momento creemos que hasta que no se asiente el festival y coja un poco de peso, tenemos que priorizar darlo a conocer. El «Solar del Conejo», por las características que tiene, es donde queremos desarrollarlo de momento: está en un barrio céntrico, accesible a todo el mundo, no hay barreras arquitectónicas y permite participar a todo el mundo.

—¿Qué haría falta para conseguir que el festival se asiente y coja peso?

Chabi Foto

La afluencia al festivál aumenta cada año. Imagen del II Solar Sonique en plena acción. Foto: Chabi Foto

Muchas cosas. Sí que hemos visto que año a año ha ido viniendo más gente. Queremos enganchar a la gente, además de por la música creemos que muchos vienen por ella, por la parte artística, que es lo que a nosotras nos interesa principalmente. También es muy importante la parte económica, hay que tener en cuenta que todos los artistas han sido remunerados. Creemos que no tendría sentido intentar poner en valor a los artistas pero que luego ellos no cobraran por su trabajo.

 

 

 

 

 

Por Adrián Martínez Moliné

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *