Nuria Espert: «El espectador queda tocado para siempre con “La violación de Lucrecia”»

Nuria Espert representa La violación de Lucrecia del 25 al 26 de octubre en el Teatro de las Esquinas. Este poema de Shakespeare cuenta en algo más de 90 minutos cómo la joven Lucrecia es violada por un aristócrata amigo de su marido.


Actriz de teatro, cine y ópera, Nuria Espert se subió al escenario por primera vez a los 13 años l

Actriz de teatro, cine y ópera, Nuria Espert se subió al escenario por primera vez a los 13 años.

«Crueldad y violencia, con una poesía estremecedora en la que el dolor va de la mano con la reflexión» así ha sintetizado la actriz esta obra en la que el secreto está en que «los personajes no son presentados sino que aparecen en escena, son ellos los que se muestran y desarrollan su dolor y pensamientos ante el púbico».

«El deseo lujurioso que le va a costar la vida al violador, una muchacha que sufre una de las peores afrentas que puede sufrir el ser humano y un marido enamorado que regresa y encuentra todo su mundo destrozado. Esto es La violación de Lucrecia, empezó hace tres años y en este tiempo he podido verificar hasta qué punto la gente queda tocada para siempre con este espectáculo», destaca este icono de la dramaturgia española.

Fue al leer la traducción de José Luis Rivas Vélez cuando «la Espert» le propuso al productor Juan José Seaone «tirarse a la piscina» con esta obra bajo la dirección de Miguel del Arco, «sin él esta actuación sería algo totalmente distinto».

Esta función, que lleva cerca de 200 representaciones, ha sido la más compleja para la exdirectora del Centro Dramático Nacional y, a su vez, la que más satisfacciones le ha dado al ver cómo los espectadores siguen sin respiración la historia.

Tres personajes son a los que da vida Nuria Espert sin ninguna presentación ni cambio de vestuario. «A través de una técnica disimulada y la respiración hay que representar quién eres en cada momento. El haberme enfrentado a esto en Las criadas hizo que no me retirase de este proyecto temblando», confiesa.

«Esta obra está pensada para un teatro pequeño e íntimo como el Teatro de las Esquinas porque yo me siento más cómoda y fuerte, y porque recibo con más claridad lo que el público me da. La proximidad le da toda la fuerza», señala la actriz.

Nuria Espert ha recibido más de 170 premios de teatro y dirección entre los que destaca el Premio Emérita Augusta,  Premio Valle Inclán, la Medalla de Oro al Mérito de las Bellas Artes, el Premio Nacional de Interpretación, la Medalla de Oro del Gran Teatre del Liceu de Barcelona. Asimismo, en el año 2010 fue investida Doctora Honoris Causa por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

 

Por Leyre Beazcochea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *