«Death Stranding» o la fusión de dos mundos

El avance de la tecnología ha conseguido desdibujar las fronteras entre producción cinematográfica y videojuegos. Prueba de ello es el misterioso proyecto que Hideo Kojima, padre de sagas como Metal Gear Solid o Zone of the Enders, lleva varios años preparando casi en la clandestinidad: Death Stranding.


Era cuestión de tiempo que disciplinas transversales como el cine y los videojuegos acabaran trabajando juntas por el bien de ambas y no, no nos estamos refiriendo a la adaptación a la gran pantalla de las historias relatadas en diferentes videojuegos y viceversa; hablamos de un concepto que va más allá y que promete darnos más de una alegría a los aficionados de ambos mundos.

Es innegable que muchos de los títulos de hoy en día acusan un marcado carácter cinematográfico: la saga Uncharted, Life is Strange, Heavy Rain, The Last of Us o Hellblade: Senua’s Sacrifice nos han dado una lección de guión, puesta en escena, ritmo y desarrollo que ya les gustaría a muchas películas. Pero se trata de subir el siguiente peldaño y evolucionar hasta una comunión perfecta entre cine y experiencia digital jugable.

 

Willem Dafoe y Ellen Page en el set de rodaje de Beyond: Two Souls llenos de marcadores faciales para la captura de movimiento.

Este concepto no es nuevo, Beyond: Two Souls, de Quantic Dream, ilustra muy bien el concepto del que estamos hablando. Se trata de un proyecto que vio la luz en el año 2013 para PS3 y PS4, y que tenía la particularidad de contar con actores de la talla de Ellen Page o Willem Dafoe como personajes principales de la aventura. Ambos realizaron todas las capturas de movimiento para dar mayor profundidad a la historia y hacer que el jugador disfrutase de una vídeo-aventura interactiva más que de un videojuego. Ya no se trata de crear modelos realistas, sino de que sean actores profesionales los que pongan rostro, interpreten y den voz a los personajes de un videojuego.

 

 

Fotograma de Until Down con Rami Malek, conocido por dar vida a Elliott Alderson en la serie Mr. Robot.

Si vamos más allá y analizamos títulos de corte similar como Until Dawn, vemos que el tratamiento del guión, así como los planos y las escenas, beben directamente de cualquier blockbuster típico de Hollywood e intenta fusionar estos dos mundos. El actor Rami Malek fue uno de los actores (el más famoso, quizá) que se prestó para protagonizar esta aventura de terror y convertirla en un éxito para el público.

 

 

Todo esto nos lleva a prestar atención al año 2014, y en concreto al hito que supondría el pistoletazo de salida para la posterior creación de Death Stranding y que marcaría un antes y un después en la historia de los videojuegos. Hablamos de P.T. (playeable teaser), la demo de un proyecto magistral de terror psicológico creado por 7780s Studio, desarrolladora ficticia que trataba de esconder el nombre de Kojima Productions, que anunciaba el retorno de una de las sagas más queridas del género: Silent Hill. Resulta que Hideo Kojima y Guillermo del Toro, casi en secreto, estaban trabajando en un proyecto que prometía revolucionar el concepto que se tenía sobre la fusión de cine y videojuegos, con nada más y nada menos que Norman Reedus como protagonista. Ni qué decir tiene que la noticia revolucionó las redes y las descargas de la demo se contaron por millones en muy poco tiempo. Que grandes gurús de ambas disciplinas decidieran emprender un proyecto de ese calado nos da una pista sobre las dimensiones que están adquiriendo los formatos de entretenimiento audiovisual en la actualidad.

Ya sea por suerte o por desgracia, la ya tensa relación que Hideo Kojima mantenía con Konami durante la producción de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain acabó de la peor manera, afectando incluso al pulido final de este último título. Konami renegó de su cruzado quitando incluso su nombre de varios videojuegos y cualquier mención a su mundialmente conocido motor de desarrollo Fox Engine. Y, por si fuera poco, la ruptura también dio al traste con aquel proyecto que se proponía elevar a la saga Silent Hill hasta las más altas cotas.

Pero, como se suele decir, no hay mal que por bien no venga. Esta escisión de Kojima con la casa en la que había estado trabajando durante largos años provocó el nacimiento de algo nuevo, un proyecto del que nos llega la información con cuentagotas y con la característica aura misteriosa con la que Kojima mantiene en vilo a sus fans: Death Stranding.

Mads Mikkelsen y Norman Reedus con marcadores faciales para la grabación de Death Stranding.

Por lo que sabemos hasta ahora, Death Stranding es un videojuego de mundo abierto desarrollado por Kojima Productions exclusivo para PS4, del que todavía no sabemos muy bien su género, y que tiene como protagonista al mismísimo Norman Reedus, además de al carismático Mads Mikkelsen como antagonista (o eso parece). Fue presentado durante el E3 de 2016 y hasta el momento solo hemos podido ver tres tráilers cinemáticos en los que se detallan la ambientación y la atmósfera que envolverá la aventura, pero poco más. Por lo que parece nos enfrentaremos a un futuro devastador en el que la supervivencia está a la orden del día.

 

 

Siniestras máquinas, amenazas invisibles, bebés en frascos (sí, por extraño que parezca es un elemento muy recurrente en todos los tráilers), o soldados modificados son algunas de las cosas que se han dejado ver pero de las que todavía no sabemos mucho. El próximo E3 apunta a que nos mostrarán algo más, como el juego en movimiento, o un poco sobre la historia que rodea a este planteamiento tan particular. Lo que es cierto es que no ha dejado a nadie indiferente y toda la comunidad espera con ansia nuevos datos. No olvidemos que a Hideo Kojima le gusta dejar pistas aparentemente inconexas y puede que incluso hayamos visto más de lo que creemos.

Death Stranding es la máxima expresión de la fusión de dos mundos, y eso que todavía no sabemos mucho sobre él, pero en palabras del propio Norman Reedus sobre Hideo Kojiima, afirma que «es un visionario». Hemos traspasado la frontera, el tratamiento de los videojuegos se está alejando considerablemente del concepto de una producción a modo de «cadena de montaje», se están convirtiendo en piezas únicas que permiten experimentar y vivir sensaciones como nunca hasta ahora.

Los pocos que han podido ver Death Stranding de cerca se deshacen en elogios ante el trabajo de Kojima. Sin ir más lejos, el propio Jordan Vogt-Roberts, el director a cargo de la adaptación del videojuego Metal Gear Solid a la gran pantalla, dijo literalmente en un tuit hace unas semanas: «Me han dejado pasar el día entero viendo a Hideo Kojima dirigiendo unas escenas cinemáticas de Death Stranding que os van a derretir los ojos». Se cuentan aún menos las personas que han podido jugarlo, como Mark Cerny, productor técnico de Death Stranding y gran figura dentro del mundo de los videojuegos, que afirma haber jugado las primeras 4 horas alegando que todo lo que se ha visto cobra sentido rápidamente.

El caso es que vamos a tener que esperar un poquito más para ver esta joya en movimiento y saber cuáles son sus mecánicas principales o qué va a ser lo que nos depara realmente. Una cosa está clara: nos encontramos ante una obra que será recordada como la consolidación de lo que nos ofrecerán los videojuegos durante la próxima década. Ya lo veréis.

 

Por Jorge García de Vicuña 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *