La redención de «Destiny 2»

El videojuego de Bungie, que tantas críticas ha cosechado desde su lanzamiento hace un año por el escaso contenido que presentaba su versión final, ha conseguido reconciliarse con su público gracias a su primera expansión, Los Renegados.

Fue curioso cómo Destiny 2 acabó cometiendo los mismos errores que su predecesor. En la primera parte hicieron falta casi dos años y tres expansiones para arreglar lo que los jugadores llamaron sin miramientos un «puedo y no quiero». Sin embargo, a golpe de incisivos comentarios y opiniones, Destiny consiguió ganarse un hueco en las aventuras dignas de recordar gracias a un contenido trabajado y a una experiencia de juego como pocas ha habido. Todo parecía indicar que Destiny 2 había aprendido de todo lo que disgustó a sus seguidores en su día, pero no fue así. Parece que el videojuego, como el ser humano, tropieza dos veces con la misma piedra.

La maldición de Osiris (que ya valoramos hace unos meses) y El Estratega (que ni siquiera merecía ser analizado), los dos primeros contenidos descargables de Destiny 2, no fueron nada más que pobres remiendos de una sinfonía inacabada que ofrecía pocos alicientes al jugador para continuar su andadura en un mundo con un sinfín de posibilidades. Ambas expansiones duran apenas un par de horas, con mapas minúsculos y pocos objetos nuevos, por no hablar de que incluyeron una raid a medias y un par de mapas para El Crisol (escenarios de PvP). Muy insuficiente para una comunidad que ponía el grito en el cielo por encontrarse ante un videojuego totalmente desaprovechado que ofrecía el escenario perfecto para la fuga de miles de jugadores hacia otros títulos.

Ahora bien, cuando todo parecía perdido y Destiny 2 se encaminaba de cabeza al cajón de los fracasos, apareció una luz en el horizonte llamada Destiny 2: Los Renegados. La primera expansión del videojuego venía para dar una solución seria a todos los problemas que el título llevaba arrastrando un año. Para ser justos, no era la primera vez que prometían un cambio en la hoja de ruta para dar a los usuarios más motivos por los que jugar: más contenido, más profundidad en la historia, nuevos modos de juego y desafíos a la altura de una obra técnicamente perfecta. El caso es que estas promesas nunca se materializaban. Hasta ahora.

Destiny 2: Los Renegados es lo que el videojuego debería haber sido desde un principio, pero vayamos por partes. La historia comienza con un aliciente muy atractivo e impactante, y es que retoma personajes importantes que ya aparecieron en Destiny y que quedaron muy desaprovechados, para sacarlos a la palestra y desarrollarlos como es debido. Sin entrar en spoilers, Cayde-6, uno de los más carismáticos de ambas partes de Destiny, y el personaje jugador, acuden a una de las prisiones más peligrosas del universo, situada en El Arrecife, para sofocar una fuga masiva. El pistoletazo de salida, y nunca mejor dicho, resulta ser la muerte del propio Cayde-6 a manos del Príncipe Uldren y los ocho barones, lo que da comienzo a una historia de venganza con marcados elementos del wéstern clásico. Este planteamiento otorga una dimensión más oscura que la vista hasta ahora en el título de Bungie y sitúa al jugador en las fronteras de la ética, la moral y los sentimientos más primigenios. La estructura de la historia está muy bien trabajada pese a que se quede, quizá, algo corta de duración (entre 6 y 8 horas), aunque es bastante más de lo que ofrecieron los dos contenidos descargables ya nombrados. Podéis ver el tráiler de lanzamiento aquí mismo.

En cuanto a novedades jugables, ha habido bastantes cambios que han tenido muy buena acogida. En primer lugar, hay un nuevo mapa para explorar, La Costa Enredada, ubicada en El Arrecife, que es bastante extensa, nada que ver con los mapas nuevos que incluyeron en La maldición de Osiris o El Estratega. Este entorno rezuma hostilidad en cada rincón, se trata de una tierra de nadie inundada de nuevos y viejos enemigos. Los detalles de la superficie resquebrajada y unida por cables y estructuras dañadas por los constantes conflictos dan una idea de la ferocidad de sus pobladores. Posee varios sectores perdidos, pequeñas cuevas en las que conseguir objetos, materiales y equipamiento, un gran número de tareas que realizar, nuevas patrullas y misiones, objetos que al descubrirlos se añaden al menú en forma de diarios para ampliar la historia general de Destiny; todo ello sin contar los secretos que esconde este nuevo emplazamiento.

También han incluido un nuevo modo de juego llamado Gambito, que consiste en una mezcla de PvE y PvP bastante entretenida. Dos equipos separados luchan contra enemigos controlados por la IA para conseguir motas de luz y enviar enemigos al equipo contrario, con el añadido de que los jugadores también pueden invadir la realidad del otro equipo para entorpecer su progreso. Cuando los equipos obtienen suficientes motas, pueden invocar a un primigenio, un monstruo con el que tendrán que acabar los jugadores para ganar la partida. Este modo posee sus propios desafíos y recompensas exclusivas que irán aumentando con el paso del tiempo.

Una nueva raid para seis jugadores es otra de las grandes novedades de esta expansión. Un desafío para los jugadores más experimentados que, según los desarrolladores, es el más grande hasta la fecha. Poco se sabe de momento de esta misión (no estará disponible hasta pasada una semana desde el lanzamiento de Los Renegados) salvo que se desarrollará en la Ciudad Onírica, el hogar de los Insomnes. Como dato curioso cabe destacar que Bungie ha prometido un regalo muy especial para el primer grupo que supere esta raid, tarea que no será sencilla y que requerirá de la cooperación de cada uno de los miembros del equipo en mecánicas muy específicas.

Al hilo de la buena voluntad de Bungie, también han prometido un regalo muy especial para todos los jugadores, y es que aquellos que completen la campaña de Los Renegados antes de finalizar el mes de septiembre recibirán la banda sonora de la expansión totalmente gratis. Lo que me lleva a hablar de la importancia de este regalo, pues la banda sonora es una maravilla para los oídos. Compuesta por Michael Salvatori, Skye Lewin, Rotem Moax y Pieter Schlosser, se ajusta a cada momento de la historia con temas épicos, melancólicos, e incluso «cañeros», para aquellos momentos en los que el juego te pide acción. Aquí os dejamos la lista de los 44 temas del juego base, que Bungie colgó de forma totalmente gratuita en YouTube, para que os hagáis una idea de lo que os espera.

Destiny 2: Los Renegados también ha incluido cosas que se echaban de menos de su primera entrega, como la posibilidad de llevar las armas que queramos sin restricciones. Si quieres llevar tres cañones de mano en cada una de las ranuras de equipo, puedas hacerlo sin problema. También han añadido más opciones de personalización y libertad para elegir las habilidades de armas y armadura para conseguir una experiencia de juego totalmente personalizada. Tampoco hay que olvidar que han añadido nuevas habilidades especiales para cada subclase y árboles de habilidades totalmente nuevos, porlos que nos encontraremos con nuestros héroes muy cambiados. Y por último, pero no menos importante (porque la verdad es que es una delicia jugar con él), han añadido un nuevo tipo de arma: el arco. Los hay para todos los gustos, de vacío, de fuego, con flechas explosivas, con alta cadencia… Una maravilla.

Si nunca has jugado a Destiny 2, este es un buen momento para hacerse con una copia de Destiny 2: Los Renegados y descubrir todo un universo de diversión, y si ya has jugado y has abandonado el juego, es un buen momento para volver y disfrutar de todos las novedades y cambios. Si tienes una PS4, estás de suerte, ya que con la suscripción a PS Plus, este mes regalan el juego base de Destiny 2; eso sí, las expansiones hay que comprarlas aparte.

Suelen decir que más vale tarde que nunca, y en el caso de Destiny 2 ha sido un año, pero no tengáis ninguna duda de que el videojuego se ha redimido con una expansión que ha superado las expectativas de todos los fans. Así, sí.

 

Por Jorge García de Vicuña

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *