La revolución del pódcast

Emparentado con la radio, el fenómeno pódcast ha ido popularizándose cada vez más en los últimos años. Igual que en la radio, el oyente de pódcast busca información, entretenimiento y compañía en un formato de audio en el que la ausencia de imagen es una espada de doble filo. El audio fomenta la imaginación, pero sin duda el gran beneficio del pódcast es que puedes compaginarlo con cualquier otra actividad, donde y cuando quieras. Puede parecer que el pódcast no dista mucho de un programa de radio a la carta, pero existen pequeñas diferencias.


Un pódcast es un archivo de audio que en ocasiones puede incluir vídeo o texto y que se distribuye mediante un sistema de redifusión que permite al usuario suscribirse y descargar el programa. A diferencia de los programas de radio a la carta (a los que a menudo también se llama pódcast), el pódcast propiamente dicho está creado para ser distribuido por Internet directamente. Aunque un pódcast puede ser difícilmente diferenciable de un programa radiofónico, ya que nace de la radio y su estructura es a menudo similar, el pódcast se caracteriza por tener un estilo más amateur y por la independencia que permite a sus creadores establecer críticas sin límites.

Adam Curry con un roedor. Fuente: Beeld en Geluid Wiki.

El nombre surge como acrónimo de dos términos, la línea de reproductores de audio iPod y broadcast (‘emisión’), y se usó por primera vez en febrero de 2004 cuando, en un artículo de The Guardian llamado «Audible revolution», Ben Hammersley hablaba de un nuevo boom en la radio amateur en línea gracias a los iPod, los softwares de audio y los blogs. Es posible rastrear los orígenes del pódcast hasta el momento en el que un aficionado a la radio grabó su programa y lo compartió en cintas con la gente, lo que llevaba décadas haciéndose. La filosofía era la misma, pero la creación del fenómeno como tal se acredita al entonces famoso videojockey de la MTV Adam Curry, quien, en agosto de 2004, utilizó una especificación del formato RSS de Dave Winer para crear iPodder (Juice), un programa que permitía gestionar esos archivos de audio.

A partir de ahí, el fenómeno no ha hecho más que crecer. El boom del pódcast americano tuvo el respaldo de las empresas de comunicación y FeedBurner, una herramienta de gestión web, manejaba en 2006 más pódcast que todas las emisoras de radio juntas. Ahora mismo, la cantidad de pódcast que hay en Internet es enorme y, pese a la menor visibilidad de algunos programas de gran calidad, en la comunidad nacional existe un mayor sentimiento de hermandad que suele derivar en la realimentación entre programas, a diferencia del caso de la radio.

Uno de los puntos fuertes del podcasting en España es la gran variedad temática: puedes encontrar un pódcast de casi cualquier materia que se te ocurra. Destacan aquellos dedicados a la tecnología, así como los de literatura, aunque de estos últimos abundan sobre todo los audiolibros, más que los pódcast en sí. Sin embargo, muchos de los más comentados o recomendados suelen ser programas dedicados a la cultura friki, que ha pasado a ser vista con otros ojos en los últimos años, incluso a estar de moda. Estos son algunos de los programas de cine, literatura, videojuegos, etc. más afamados de la escena nacional:

La Órbita de Endor. Fuente: iVoox.

Precisamente de esa cultura friki destaca, por su dirección, edición, y profundización, La Órbita de Endor. Especializado en fantasía y ciencia ficción, sus extensos programas tratan cualquier plataforma en la que dichos géneros tengan cabida: cine, cómics, literatura, videojuegos, series de TV, juegos de mesa, etc. Uno de los más comentados programas del panorama nacional, creado por Antonio Runa, que lleva ya nueve temporadas con decenas de programas en cada uno. Todo un referente del mundillo friki.

 

 

 

 

Todopoderosos. Fuente: Player FM.

Sin dejar de lado la temática friki, Todopoderosos, «Un programa para unirlos a todos» lleva desde 2014 hablando de cine, libros, series y cómics. Dirigido por Arturo González-Campos, lo acompañan el cineasta Rodrigo Cortés, el humorista Javier Cansado y el escritor Juan Gómez-Jurado, para desmigar la vida y obra de un creador ilustre una vez al mes.

 

 

 

 

 

Regreso a Hobbiton. Fuente: Twitter.

Especializado en literatura y, más concretamente, en la obra de J. R. R. Tolkien, Regreso a Hobbiton es el pódcast oficial de la Sociedad Tolkien Española. Hablan de todo lo relacionado con el padre de la fantasía moderna y su Tierra Media: novelas, videojuegos, juegos de mesa, lecturas de cuentos, entrevistas, canciones… También han hecho programas en colaboración con otros pódcast especializados en literatura fantástica, como el Pódcast de Hielo y Fuego.

 

 

 

 

 

El cine de LoQueYoTeDiga. Fuente: El cine de LoQueYoTeDiga.

Herederos del programa de radio de la Cadena SER, El Cine de LoQueYoTeDiga se ha convertido en uno de los programas de referencia dedicados al séptimo arte. Empezó en 2009 tras el fin del programa de radio y desde entonces llevan casi 200 programas repartidos en diez temporadas.

 

 

 

 

 

Reload. Fuente: ivoox.

Diez temporadas lleva también la gente de AnaitGames y Eurogamer haciendo Reload, el pódcast de videojuegos que arrasó en los Premios DeVuego 2017 como mejor programa de radio/pódcast, en los que sus miembros, Chiconuclear y Pep Sànchez, también se llevaban su trozo del pastel. Mención especial merece su añeja selección musical.

 

 

 

 

 

 

La Hermandad. Fuente: ivoox.

Siguiendo con los videojuegos, otro pódcast que destaca que recientemente llegaba a su 100.º programa, es La Hermandad, dirigido por el irreverente Blue Eyes y mantenido en pie por el omnipresente Inercia (que colabora en tantos otros pódcast). Aunque puedan ser bastante haters, es gente que controla del mundillo y que, como avisa su web, dice las cosas claras, aunque escuezan.

 

 

 

 

 

Probablemente los pódcast estén destinados a cambiar el modelo de la radio tradicional, porque, del mismo modo que la televisión bajo demanda puede acabar con la televisión como tal, el audio bajo demanda podría sustituir a la radio. Podemos comparar el fenómeno con el de YouTube, aunque todavía no se ha llegado a ese punto. El consumo de pódcast en España representa el 1,6 % de la escucha total de radio, según los resultados de la 1.ª Ola del Estudio General de Medios (EGM) de la AIMC en 2017.  Pero ese mismo año Noruega se convertía en el primer país del mundo en apagar su señal FM, y algunos expertos apuntan a que finalmente habrá más oyentes de pódcast que de radio, así que es posible que la radio tenga que renovarse de cara al futuro, ya que el directo podría ser lo único a lo que pueda agarrarse para que ambos medios convivan.

Para muchos podcasters españoles queda mucho por hacer, porque la situación del pódcast en España palidece al compararse con la de otros países. Hay programas cuyos contenidos, dirección y edición final son de gran calidad, sí, pero no abundan. Por regla general, los podcasters suelen pecar de falta de criterio en sus declaraciones y de usar el primer micro que pillan. Pero, a pesar de los datos y del exceso de «amauterismo» que predomina en nuestro país, los oyentes de pódcast son más fieles a sus programas que los oyentes de radio, y precisamente el estilo amateur es parte de la esencia del pódcast y lo que muchas veces genera una fidelidad y una cercanía mayores. Sea como sea, el pódcast está en alza, así que esperemos que en España siga creciendo y mejorando por mucho tiempo.

 

Por Marcos Jiménez Lobera

Imagen destacada: CPA Online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *