Pablo Lorente: «La ficción no es una mentira, sino una verdad posible»

Pablo Lorente, profesor de Lengua castellana y Literatura, escritor, crítico literario y experto en series acaba de sacar su último libro Espejismos de la muerte, una recopilación de relatos que muestran con humor las preocupaciones del autor por la sociedad actual.


Espejismos de la muerte es el segundo libro de relatos y la decimotercera publicación de Pablo Lorente.

Espejismos de la muerte es el segundo libro de relatos y la decimotercera publicación de Pablo Lorente.

Acabas de presentar tu último libro Espejismos de la muerte, ¿cuándo comenzaste a escribir estos cuentos?

Mi primera obra, precisamente de relatos, se publicó hace cinco años en la editorial Eclipsados, se titula En tierra de nadie y pronto se podrá comprar en Amazon para que pueda tener vida en formato digital, ya que la versión en papel es muy difícil de encontrar.

Este es mi segundo libro de relatos, así que, aunque he escrito muchos más cuentos en todo este tiempo que no han podido tener cabida en esta ocasión porque debía tener una extensión muy concreta, engloba parte de la producción de todo este tiempo.

¿Escribiste los relatos con intención de compartirlos desde el principio o eso vino después?

Cuando escribes lo haces por placer, sin pensar demasiado en cuál será el destino de lo que se crea, pero siempre me ha gustado dar a conocer lo que hago. Desde hace años suelo publicar cuentos o poemas en revistas cuando me surge la oportunidad y, bueno… publicar un libro, aunque sea ya el sexto, es siempre una alegría, un orgullo y una satisfacción tremenda.

—Lo cierto es que los relatos son bastante crudos, una crítica de la sociedad de la que no se libra nadie… ¿Hasta qué punto refleja tu preocupación por la sociedad actual?

Al hacer la selección me di cuenta de que todos tenían algo que ver con la muerte, en acto o en potencia, así que probablemente pueden resultar algo oscuros; de ahí el título.

En muchas ocasiones la inspiración de mis relatos está en el día a día, en una noticia, en un periódico o en un programa de radio. Yo entiendo que la labor creativa no puede estar al margen de la sociedad en la que se vive porque la ficción no es una mentira, sino una verdad posible. Por lo tanto, también nos puede ser útil para reflexionar sobre el mundo que nos rodea y del cual formamos parte.

—A pesar de eso, en una de las citas que recoges en tu libro es sobre la esperanza: «Siempre habrá esperanza», ¿tienes esperanza en la sociedad?

Cómo no tenerla, claro que sí. La esperanza es aquello que precede a la muerte, y espero que nos quede un buen rato.

Con respecto a nuestra sociedad, si es que podemos hablar de tal cosa, creo que es madura y activa. Así que, por mucho que haya sufrido durante los últimos años por causa de la especulación, la corrupción y la inacción de los mecanismos con los que nos dotamos para el buen funcionamiento de un país, confío en que será mejor y más fuerte el día de mañana, si es que hemos aprendido algo.

El libro Espejismos de la muerte se puede comparar en: en la librería Certeza, en la librería Siglo XXI y en la librería Antígona.

El libro Espejismos de la muerte se puede comparar en: en la librería Certeza, en la librería Siglo XXI y en la librería Antígona.

—Los escritos versan sobre cuestiones actuales como la importancia que se da a la imagen, el mal uso de las tecnologías, de los vicios, de las dictaduras… ¿cuál es tu mayor preocupación actual?

Supongo que mis inquietudes no difieren demasiado del sentir general, basta con ver unos informativos para tener una idea muy turbia del mundo en el que vivimos.

Por destacar una preocupación de la actualidad que nos rodea, más bien un deseo, querría que el gobierno que pronto saldrá de las urnas sea decente y pueda gobernar, esto es, hacer el mayor bien común posible. En un plano más internacional, los tambores de guerra que suenan por doquier son muy inquietantes. A lo mejor todo está relacionado y, lo que de verdad me gustaría es que se aboliera la estupidez, es una tarea épica.

—A pesar del pesimismo de estos cuentos hay humor, un poco negro si me permites, pero humor ¿crees que es necesario el humor para afrontar estos problemas tan serios?

El humor es, ante todo, un reto estético, es decir, no hay nada que me parezca más difícil en el mundo de la literatura que hacer reír al lector, espero conseguirlo.

Por supuesto, también es una actitud de protesta, el humor por definición es subversivo.

—Al igual que en caperucita roja, y tantos otros cuentos que nos contaban de niños, detrás de los tuyos hay una enseñanza, ¿hasta qué punto es intencionada?

No me lo había planteado, la verdad. Como ya he comentado, los cuentos que conforman esta obra se fueron componiendo a lo largo de mucho tiempo, y en cada instante las motivaciones y los estados de ánimo son distintos. En ningún momento me planteé que fuera un libro moral, o que tras los cuentos hubiera un aprendizaje implícito, para mí es suficiente con que se considere literatura. Aunque, desde luego, me siento halagado si el lector puede apropiarse de estas historias y encontrar mensajes que pueda hacer suyos.

—Cuando el lector acaba cada relato se queda con ganas de leer más, de profundizar en esa historia, ¿te has planteado alargar esos relatos? o ¿partir de alguno de ellos y crear una novela?

Soy consciente de que mis relatos son un tanto peculiares por su extensión, y es que son mucho más largos de lo que normalmente podemos encontrar dentro del género. En ocasiones —para ello las correcciones ayudan mucho— me doy cuenta de que parecen, gérmenes de historias que se podrían desarrollar más, recuerdo que algunas personas me lo dijeron ya con los primeros relatos que publiqué.

No creo que me ocurra con estas historias en concreto, pero sí que me ha pasado. Una de mis novelas inéditas está basada en un cuento que, cuando lo acabé, fue tomando vida en mi mente y alargándose fuera de mi voluntad, no me quedó más remedio que convertirlo en novela. Si hay suerte se publicará en algún momento.

—¿Espejismos de la muerte va dirigido a un público en concreto?

Los libros no buscan, o no deberían buscar a su público. Será este quien lo encuentre, tal vez. Para eso, sólo la curiosidad podrá guiarnos en nuestras búsquedas de ficción, así que va dirigido a todas las personas de cualquier edad y formación, sean lectores habituales o no, algo curiosas. Como escritor, me gustaría que muchas personas lleguen a toparse en algún momento con mis historias, y que, a su vez, encuentren en mi libro algo que les divierta, seduzca o aporte placer.

La presentación del libro Espejismos de la muerte, el autor Pablo Lorente estuvo acompañado por Luisa Miñana, escritora, y José Vicente Zalaya, editor de Certeza.

La presentación del libro Espejismos de la muerte, el autor Pablo Lorente, estuvo acompañado por Luisa Miñana, escritora, y José Vicente Zalaya, editor de Certeza (editorial que ha publicado el libro).

—Profesor de Lengua castellana y Literatura, escritor, crítico literario y experto en series, ¿se mezclan todas las facetas a la hora de escribir?, ¿crees que en Espejismos de la muerte hay un poco de todo?

Imagino que todas las facetas de mi vida están presentes. Cuando uno escribe, cuando crea, en definitiva, las experiencias que arrastramos conforman nuestro yo y, de una manera y otra, se han de plasmar en el resultado.

Como profesor, hay un cierto prurito intelectual en mezclar palabras con dignidad. También, por supuesto, la profesión (la formación, las lecturas…) me hace dolorosamente consciente de mis limitaciones.

El visionado de series de televisión me aporta, creo, algo de conocimiento sobre una mayor gama de posibilidades narrativas que, a veces utilizo de forma consciente y que, seguramente, también saldrá sin pretenderlo.

—¿Por qué recomendarías a la gente tu libro?

En realidad no lo recomendaría, antes preferiría hablar de otros cientos de libros que he leído y que sí son dignos de entrar en la librería de una casa.

Familiares y amigos ya me sufren casi por obligación, aunque bueno, como autor puedo afirmar que es un libro hecho con pasión y con honestidad en donde he incluido algunas historias que realmente y, desde el punto de vista literario y personal, me conmueven.

 Muchas gracias por tu tiempo, ¿te gustaría añadir algo?

Quería daros las gracias por el interés que habéis mostrado en mi obra y, de paso, enviar mi cariño y agradecimiento a las personas que han hecho posible este libro. Sobre todo a Vicente Zalaya, editor de Certeza, y a Javier Aguirre, responsable de la colección y que mostró en todo momento una paciencia infinita.

Ha sido un placer.

 

Por María Muruzábal

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *