Vegetarianismo para profanos: 6 opciones sin salir del barrio de la «Madalena»

Primero quiero declarar que, a pesar de mi aversión por los filetes sanguinolentos y los muslos de pollo, no soy vegetariana. Lo que no me exime de una gran debilidad por este tipo de restaurantes; vegetariano que montan, vegetariano que pruebo. Por eso, os propongo un ranking, útil tanto para los no vegetarianos que queráis purgar vuestros hígados o dar una alegría a vuestra novia vegana, como para los vegetarianos incansables que todavía intentáis socializaros junto a vuestros amigos omnívoros.


Prometo introduciros gradualmente y, en riguroso orden, aquí van 6 opciones para una noche «madalenera» sin carnaza de la buena:

1. LA BIROSTA, una apuesta segura (c/ Universidad, 3)

puntuacion2Tiene el gran mérito de haber contentado a todos aquellos amigos carnívoros a los que he llevado. Se caracteriza, además de por la amabilidad de sus camareros y una decoración deliberadamente no deliberada, por tener una carta muy variada que aúna lo ecológico y natural con la comida rápida (birostas, papas, bocadillos, pizzas, quesadillas…, ni se te ocurra no pedir las quesadillas). También puedes disfrutar de platos más elaborados (musaka o zucchini) y tan frescos como el carpaccio de calabacín, mientras descubres su nueva exposición u ojeas un libro de su Biblioteca Frida Kahlo (incluso cuenta con una tienda, El brote vegetal).

Si vas a cenar, mejor que a la hora de la comida (los menús del día son para vegetarianos experimentados). Recuerda reservar.

Precio medio: 15-20 €

2. BARRIO SUR, para alargar las cervecitas (c/ San Jorge, 29)

puntuacion3Tomarte una caña en el Barrio Sur siempre es una buena opción, sobre todo porque a veces va con tapa de regalo (y lo regalado siempre da mucho gustico).

Aunque cuenta con una oferta muy limitada (no tiene cocina en el bar), lo que hacen lo hacen muy bien. Es perfecto para que, tras ese par de cañas y un buen palique, te pidas unas papas con sus salsas y una quiche (que las bordan) o te atrevas a probar la quinoa (o a comprarla, ya que también venden productos de Comercio Justo).

Su pequeño tamaño, su precio y, sobre todo, la clientela fija que puebla su barra, lo convierten en un bar muy acogedor, tanto, que si quieres asegurarte una mesa ya puedes llegar pronto un sábado por la noche.

Precio medio: 8-15 €

3. VIVA ZATAPA, animal o ficción (c/ Don Teobaldo, 2-4)

puntuacion4Es absolutamente vegano. Aunque quizá eso eche para atrás a los menos iniciados, no tiene que asustarles porque tiene opciones tan sabrosas como económicas; un buen ejemplo de ello es su kebab o el bocata de verduritas. Eso por no hablar de sus famosos «calamares» con veganesa que, como muchas de sus tapas, de animal solo conservan el nombre. A su favor una tienda de productos, en su contra su decoración (que la salva su terraza con vistas a la replaceta de la calle Sepulcro). Solo por su juego con las texturas, y su charla-debate posterior, merece la pena probar.

Precio medio: 6-15 €

4. LA RETAMA, un clásico (c/ Reconquista, 4)

puntuacion5Quizá es el más tradicional y el más restaurante de todos, ofreciendo menús que dentro de su sencillez apuestan por la verdura de temporada (ecológica). Este año cumple 25 años en activo y cuando pruebas sus ñoquis, quiches, crepes o postres (muy fan de la tarta de queso), entiendes porque siguen siendo un referente de la cocina vegetariana en Zaragoza (además de pioneros en organizar cursos). Comida sana y muy cuidada. Te prometo que saldrás de allí con una perfecta digestión.

Precio medio: 10-25 €

5. A FLAMA, crepes en aragonés (c/ Mayor, 53)

puntuacion6Está claro, su especialidad son las crepes y, por eso, no dejes de probar la de guacamole y queso (sencilla pero efectiva) y la de hummus y rodajas de tomate. También trabajan muy bien el dulce: más crepes, gofres y, como no, zumos y batidos. Buen ambiente para cervecear tapa en mano (tanto dentro como en su concurrida puerta), son asiduos del JuePincho, junto al Birosta y al Barrio Sur.

Precio medio: 8-10 €

6. EL PLATO REBERDE, la novedad (c/ San Lorenzo, 5)

puntuacion7Son los nuevos del barrio y, a mi humilde parecer y tras haber probados tres tipos de bocatas, les falta un poco de sabor para terminar de lograrlo. Es una opción para convencidos a la que, como no, quiero dar una segunda oportunidad. Comida muy correcta y ecológica de calidad con tienda propia, que trabaja con proveedores de cercanía y con productos de Comercio Justo. En ese sentido un 10.

Precio medio: 10-15 €

 

Conclusión, si eres vegetariano, este es tu barrio. Eso sí, no olvides que, aunque no lo parezca, también existe vida fuera de la «Madalena», el mítico y buenísimo Baobab (c/ Arzobispo Apaolaza, 10), el universitario Los Helechos (c/ Corona de Aragón 21-23) o la taberna vegetariana Mil Tallos (c/ Fueros de Aragón, 3-5).

Existen muchos prejuicios entre los vorágines carnívoros: comida sosa, poco elaborada, aburrida… Pero los vegetarianos no solo viven de judías verdes rehogadas y, casi siempre, hacen de sus limitaciones una virtud; como hemos visto, de ello, por suerte, tenemos buenos ejemplos en el corazón de Zaragoza.

Por Elisa Plana

Un comentario de “Vegetarianismo para profanos: 6 opciones sin salir del barrio de la «Madalena»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *