Susana Blasco, la mujer de las 4000 portadas

Diseñadora gráfica, ilustradora y artista especializada en collage. La obra de Susana Blasco está marcada por la experimentación, la mezcla, el juego, el humor y las dobles lecturas. Es especialmente conocida por sus collages geométricos con fotografías antiguas, en los que explota su interés por investigar el poder de las formas simples. Uno de sus trabajos más recientes ha resultado ser uno de los más experimentales y arriesgados de su trayectoria; se trata de la portada o portadas, mejor dicho del nuevo número de la revista Gràffica, cuyo diseño está basado en combinar una serie de fotografías para generar un total de 4000 portadas distintas para cada ejemplar. Es decir, ¡conseguir que cada ejemplar de la revista sea único!


Algunas de las portadas del nuevo número de Gràffica

Algunas de las portadas del nuevo número de Gràffica

—¿En qué ha consistido tu trabajo para la revista Gràffica?

La revista Gràffica cuenta para cada portada con un diseñador o ilustrador diferente. En todos sus números, siempre intentan meter algo especial y distinto. Cada número es un monográfico, y este iba sobre la creatividad. Querían algo tan loco como hacer que cada portada fuera distinta. ¡Es casi como comprar una obra original! Ellos habían visto uno de mis proyectos, titulado Un fiambre colectivo, que consiste en un libro-objeto que voy haciendo en talleres, y cuyas páginas están divididas en tres partes. Les gustó mucho la idea, y me propusieron embarcarme en esta aventura que sabíamos cómo empezaba, pero no cómo terminaría. Me llamaron a mitad de Navidades, unas fechas muy raras, y teníamos plazos muy concretos para hacerlo todo… Además de querer que la portada fuera cambiando en cada ejemplar, pretendían usar tres papeles distintos y tinta blanca. ¡Eso lo complicaba todo al máximo! Pero a mí me gustan las cosas muy complicadas, así que dije que sí al momento (risas). Me atraía mucho la idea de no tener el control total sobre lo que se iba a producir. Ahora que la gente está compartiendo en redes sociales fotos de las portadas, me doy cuenta de que hay algunas que ni las he llegado a ver. No he visto las 4000, y para mí eso ha sido un reto también. No sé si muchas más veces se me va a dar una oportunidad así.

—¿Cuál ha sido el proceso de trabajo para generar las 4000 portadas?

El proceso tiene una parte analógica, porque partía de una idea original que es el collage. Obviamente no se han realizado manualmente 4000 portadas distintas. Sería irrealizable. Lo que se ha hecho es, digitalmente, generar unos campos variables que, a la hora de imprimir, van seleccionando las imágenes. Para las portadas creamos tres grupos distintos de «recortes» —la parte derecha del cerebro, el ojo y la boca—, que yo proporcioné para crear esos rostros. El ordenador mezcla aleatoriamente las tres partes, y aunque no sabes cómo van a caer, está todo bastante pensado para que encajen bien.

—¿Cómo llega el collage a tu vida?

Yo soy diseñadora desde hace muchos años, y en mis diseños siempre ha habido una parte de mezcla. He tirado mucho de metáforas visuales. Empecé a trabajar con el collage analógico y las fotografías antiguas hace unos cuatro o cinco años. Estaba viviendo en Londres, y empecé a acumular mucho material, me alejé un poco del ordenador, y de repente encontré en el collage analógico todo más manual. Es una faceta artística, que no está tan relacionada con el diseño. Aunque al final, inevitablemente, los dos mundos se unen. Para mí, por un lado está la ilustración y el diseño gráfico, y por otro el collage.

En sus collages, Susana Blasco emplea fotografías auténticas en papel, sin copias. Esto tiene un punto de macarra, pero también de respeto, comenta la artista.

En sus collages, Susana Blasco emplea fotografías auténticas en papel, sin copias. «Esto tiene un punto macarra, pero también de respeto» comenta la artista. Foto: Karramarro

—¿Qué tiene el collage que no has encontrado en otras disciplinas?

No es que haya elegido el collage porque me guste más, sino porque es lo que puedo hacer. Lo bueno que tiene el collage es que no tienes que tener ninguna habilidad ni ninguna destreza artística para hacerlo. Cualquiera puede coger unas tijeras y ponerse a recortar y pegar. A mí me atrae mucho ese punto del azar, de la casualidad. Yo siempre he tirado por ese tipo de formas de ilustrar que no implican saber dibujar, porque yo no sé dibujar. Siempre voy buscando cómo solucionar esa falta de habilidad, y para mí ha sido el collage.

—¿En qué otras líneas de trabajo te sientes cómoda?

Me gusta mucho trabajar con ilustración conceptual y con objetos. Para mí, al final, todo parte de lo mismo, de mezclar conceptos e imágenes.

—¿Alguna vez has tenido problemas con los derechos de imagen de los protagonistas de las fotografías?

Conozco a ilustradores profesionales que han tenido problemas con ese tema, pero en mi caso nunca ha venido nadie a preguntarme por qué estaba utilizando ese material. Creo que cuando trabajas de una manera artística para vender tu producto —en una galería de arte, como obra de arte— nadie te va a reclamar. Cuando haces una ilustración para un periódico, lo que utilizas sí que afecta a otros y sí que puede venir alguien a reclamarte. En mi caso, el collage lo utilizo solo con fines artísticos, y no utilizo revistas. Empleo casi siempre fotografías antiguas de personas reales que he encontrado en mercadillos. No son famosos. En el momento en que haces dos o más intervenciones en la imagen, esta se convierte en algo diferente.

—¿Qué mensaje quieres transmitir con tus obras?

Aquí entramos en el dilema de por qué separo el diseño del arte. Cuando se está ilustrando y cuando se hace diseño, sí que importa lo que se transmite. De hecho, tiene que ser la clave de todo. Al final, tu trabajo ayuda a transmitir la idea que te están pidiendo que se comunique. Cuando se hace arte, lo que se busca es elaborar preguntas y respuestas para uno mismo; no me importa nada lo que la gente perciba o cómo lo vea (risas). Solo me importa si a mí me gusta, o si me está ayudando a hacerme preguntas y a avanzar.

El caso de Antihéroes es el ejemplo intermedio entre ambas cosas. Pretendía hacer sonreír. Las fotografías tienen un punto de humor. La gente no va más allá. No tiene ninguna movida artística por detrás, ni ninguna intención de transmitir algo trascendente. De hecho, es un proyecto que me ha sorprendido la dimensión que ha cobrado porque empezó como un juego, una tontería en Instagram, y ha ido creciendo de una forma asilvestrada. Yo no le hago mucho caso, y ahí sigue creciendo él solo, y me estoy quedando maravillada. Hace mucho tiempo que no hago ninguno y aún me sigue llamando la gente para hacerme entrevistas o para ponerlo en sitios. Para mí es algo que ya ha pasado, y no puedo contenerlo. La verdad es que los quiero y los odio a la vez.

Los talleres de Susana Blasco tendrán lugar en diferentes ciudades de España. Las dos primeras ciudades confirmadas son Zaragoza y Granada

El próximo taller en Zaragoza tendrá lugar el sábado 28 de enero

—En cuanto a futuros proyectos, pronto vas a empezar el taller de collage «Época de poda» en Pétula Plas. ¿En qué va a consistir?

Aparte de mi trabajo como diseñadora y de mi lado artístico con los collages, me gusta dar talleres. La gente me los pide. Llevo como dos o tres años haciendo un taller al año y yendo por distintas ciudades. Ahora mismo tengo confirmadas Zaragoza y Granada.

En los talleres explico qué es el collage, de dónde viene, movimientos artísticos que le han afectado y, sobre todo, diferentes formas de verlo. La gente tiene una idea preconcebida del collage y es mucho más amplio de lo que parece. Además, vuelvo un poco locos a los participantes planteándoles muchos ejercicios. Esto no va de estar tranquilos recortando, escuchando música clásica. Al revés. Son un montón de ejercicios, con diferentes supuestos, trabajando técnicas distintas. Son cuatro horas de hacer muchas cosas, y de que la mente esté sin parar de trabajar. Llevo un montón fotografías antiguas para poder trabajar, a la gente le gusta un montón, y yo me lo paso pipa.

 

 

Por Adrián Martínez Moliné

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *