John Mayall, maestro de maestros del blues, vuelve a Zaragoza

Se pueden contar con los dedos de una mano las veces que una persona puede ver a lo largo de su vida tocar a tipos tan legendarios como John Mayall.

Para hacernos una idea de lo que este bluesman representa para la historia de la música diremos, a modo de anécdota, que cuando Eric Clapton empezaba a destellar en el blues británico de los sesenta, Mayall lo fichó para su banda, The Bluesbreakers, y se lo llevó a casa —literalmente—, donde ambos músicos convivieron en compañía de la mujer y los hijos de John.

Podría dejarme llevar por la emoción, y enumerar todos los magníficos músicos que han aprendido bajo la sombra de John Mayall, pero creo que fui al concierto a disfrutar, y también para escribir una crónica.


Cuando me senté en mi localidad y vi que el auditorio estaba a rebosar pensé que aquello prometía, y así fue… Puntualísimos, John Mayall, Greg Rzab —bajo— y Jay Davenport —batería— subieron al escenario. Cualquiera que no supiera de la legendaria energía de Mayall a sus 83 años hubiera pensado: «A ver qué hacen hoy estos dos señores muy mayores y un octogenario». Pero lo que hicieron fue mucho más que no defraudar.

Foto: Antonio Goya

Mayall fue capaz de entregarnos dos horas del mejor blues con una modestia increíble e impropia de músicos tan veteranos y brillantes. Foto: Antonio Goya.

Tras el primer tema y una gran ovación, Greg Rzab hizo una reverencia inclinándose, sujetando el bajo con una mano mientras se echaba la otra a la espalda, como si le hubiera dado un tirón. Broma que terminó por completarse con «I Feel So Bad», perteneciente al disco que se presentaba, Talk about that. Los tres se emplearon a fondo, con Mayall a los teclados, cantando, y sacándose del bolsillo de su camisa jipi una armónica que llegaba muy adentro —tan pronto te practicaba un masaje cardiaco como lijaba tu corazón—, y con unos acompañantes en estado de gracia, con un solo de bajo fastuoso y otro de batería que no le fue a la zaga.

A partir de ese momento, la unión del público con el trío fue total, tanto en los temas de Mayall como en las versiones. Por la peculiar y magnífica voz de John fueron pasando títulos propios tan potentes como «Heartache», que grabó en 1969, cuando sus compañeros de escenario tan solo contaban con 9 y 10 años de edad.

Mayall presentaba las canciones en un inglés claro y cuidado, cosa que, como Sir Paul McCartney, solo hacen los cantantes con más tablas —hay que pensar en el público—. Alternaba el piano con la guitarra y la armónica, a veces todo en la misma canción, para ir poco a poco llegando a la auténtica verdad de la música en vivo: la comunión del intérprete con el público, cada vez más entregado.

Foto: Antonio Goya

El bajista, Greg Rzab, tocó durante unos años con Otis Rush. Foto: Antonio Goya.

En «Lonely Feelings», Davenport hizo gala de un saber hacer de otro planeta, golpeando el aro de la caja y los platos, unas veces con elegancia y finura, y otras con una energía que para mí la quisiera, mientras John sacaba de su amónica lo mejor de sí mismo.

A los tres músicos, con una presencia escénica y un saber estar envidiables, también les dio tiempo a bromear. El batería se agachó para ajustar un pie de su instrumento y Mayall dijo «He’s broken», el bajista miraba el reloj ostensiblemente mientras el batería estaba en éxtasis en medio de su solo, y los tres casi nos hicieron creer que habían visto a un conocido entre las dos mil butacas de la sala.

Después interpretar magistralmente un clásico de Otis Rush, temas de uno de los primeros discos de Mayall, y de presentar un tema del siguiente álbum, llegó el clímax del concierto, o uno de ellos. Sonaron las notas de «I Ain’t Superstitious» de Willie Dixon.

Foto: Antonio Goya

Nos conquistaron con un blues tras otro, divirtiendo y emocionando al respetable, vertiendo una variedad de matices increíble. Foto: Antonio Goya.

Y, tras la última canción, el público, enfervorecido, se puso en pie para pedir más, y los músicos desgranaron dos bises, entre los que John anunció que al acabar el concierto estarían firmando fuera. Así, bajista y batería cogieron sus bolsas, escondidas tras los instrumentos, y bajaron del escenario con naturalidad —como si salieran a pasear después de un buen desayuno—, subieron las escaleras de la Sala Mozart, y atravesaron la salida del público ante el asombro de todos, saludando, sonriendo y estrechando algunas manos.

Cuando salí del auditorio, vi al fondo del hall un grupo de gente que, cámaras y teléfonos en mano, se arremolinaba en torno a la mesa donde Mayall, Davenport y Rzab firmaban discos. No me acerqué, mi ansiedad estaba saciada. Y es que el 18 de febrero de 2017, en Zaragoza, pude disfrutar de toda una lección musical y escénica, de un sueño más cumplido, haber visto al gran John Mayall en directo.

 

Por Quique Artiach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *