Sin DLC no hay paraíso (hasta que llegó «Star Wars Battlefront II»)

Cuando echamos la vista atrás para hacer crítica podemos afirmar, sin miedo a equivocarnos, que la generación pasada (Wii-PS3-Xbox 360) nos dejó juegos para el recuerdo. Pese a un inicio un poco falto de grandes títulos, cumplió con creces las expectativas. Ahora bien, por desgracia, también estandarizó algunos conceptos comerciales que levantaron ampollas a más de uno (entre los que un servidor se incluye). Hablamos, como no, de los DLC (Downloadable Content) o, en nuestra lengua, contenido descargable.


1

La armadura de TES IV: Oblivion que lo cambió todo.

Los que hemos crecido disfrutando del ocio digital recordamos, con mucho cariño, el sistema de progresión que te animaba a completar distintas misiones, o a recolectar ciertos elementos para desbloquear contenido extra (trajes, armas, nuevas habilidades o misiones…). Dependía del juego, pero era una manera divertida de aumentar la vida útil de este, animándote a mejorar e invertir horas. Esto cambió con la llegada de los DLC. Básicamente, en vez de animarte a exprimir el juego, se te pedía cierta cantidad de dinero para acceder AUTOMÁTICAMENTE a esos contenidos. Lo peor de todo es que no todo es culpa de las empresas, ya que este sistema de negocio ha resultado ser terriblemente rentable en el pasado, y ha reportado una gran cantidad de beneficios. Es evidente que cuando algo funciona, todos quieren subirse a ese carro, y así fue como llegamos a la situación de los últimos años donde esto se ha llevado al extremo. Famosísimo es el caso del videojuego TES IV: Oblivion, que llegó a vender una armadura para la montura del protagonista —sin ningún tipo de beneficio extra más allá del efecto estético— por 2,5 $. Puede no parecer una gran cantidad de dinero, pero el hecho de cobrar por cualquier pequeña alteración estética enfureció a la comunidad, que ya llevaba tiempo molesta con este tema.

Juegos cada vez más cortos y con mayor contenido de pago empezaron a proliferar, e incluso los había que te anunciaban los DLC antes de que el propio juego saliese a la venta. Cabe hacer especial mención a aquellos juegos online en los que directamente se llegó a fraccionar a la comunidad, entre quienes no compraban estos contenidos, y los que sí adquirían los DLC y solo podían jugar entre ellos.

Destacada Battlefront II DLC

Hace unas semanas se anunció el lanzamiento de este nuevo videojuego del universo Star Wars, que saldrá a la venta en noviembre de este año.

Es quizás este último problema lo que ha supuesto un duro golpe a las desarrolladoras. Estas han visto con preocupación cómo sus juegos se quedaban prácticamente vacíos en sus salas online, al no ofrecer alicientes para seguir jugando sin pasar por caja en los primeros meses de lanzamiento, cuando había DLC planeados para alargar la vida útil de estos incluso años. Se ha demostrado que la comunidad gamer no traga con todo, y es ahora cuando parece que se ha adquirido una conciencia por parte de los jugadores más critica con este tema, haciendo que muchas compañías disminuyan significativamente sus DLC o, bien, anuncien que todos ellos serán gratuitos. Este es el caso Star Wars Battlefront II de EA Games. Esta quizá ha sido una de las mayores sorpresas que nos hemos llevado en lo que llevamos de generación, porque básicamente EA fue una de las impulsoras del abusivo negocio de los DLC. Ver un gesto así por su parte indica que las cosas están cambiando. Así pues, con su presentación hace escasos días, EA ha anunciado que todos los mapas y héroes que se añadan postlanzamiento para alargar la vida útil del juego serán completamente gratuitos para todo el mundo. Una pequeña victoria para los consumidores que esperemos siente la base de una generación sin DLC abusivos y con mayor contenido de salida.

Personalmente, no estoy en contra de los DLC, si estos presentan un cuidado y una duración suficiente. Lo que me molesta es la sensación de que esos elementos deberían formar parte del juego original cuando este resulta escaso de contenido. No creo que nadie esté en contra de pagar por ampliar una experiencia que ha disfrutado durante cientos de horas. Es el caso, por ejemplo, de las expansiones de Starcraft II o del propio Warcraft III allá por el de 2000. Pero pagar 14,99 € por un par de variaciones estéticas y cuatro mapas me parece que debería estar directamente prohibido. Y tú, ¿qué opinas de los DLC? ¿Has comprado alguno a lo largo de los años?

 

Por Enrique Carricoba

Un comentario de “Sin DLC no hay paraíso (hasta que llegó «Star Wars Battlefront II»)

  1. Totalmente de acuerdo. Soy contrario a la política de exprimir al usuario con DLC´s. Aunque reconozco que sí estaría dispuesto a pagar por contenido extra sobre aguas termales y jacuzzis en Los Sims. Pienso que en ese caso si estaría justificado según reglas socio-culturales. Buen articulo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *