FIZ 2014: 5000 entradas vendidas para un cartel de viejos conocidos

FIZ 2014: 5000 entradas vendidas para un cartel de viejos conocidos

Iniciamos nuestra presencia en festivales con la primera edición del Festival de Música Independiente de Zaragoza (FIZ) en la que se han vendido las 5000 entradas puestas a la venta. Una cita que prometía ser el último festival del verano y unos pre-pilares perfectos.


Vetusta Morla conectó con el público en todo momento
Vetusta Morla conectó con el público en todo momento

Con la puntualidad inhabitual propia de los festivales, Pecker inauguraba a las 19.00 la XIV edición del FIZ. Su cantante, Raúl Usieto, no dudó en entregarse al escaso público que se encontraba dentro del recinto a esa hora y consiguió que todos los que estábamos calentásemos motores.

Cuarenta minutos después, le tocó el turno a Miss Caffeina con el mismo aforo. Fue un directo sin sorpresas ni excesiva conexión con el público en el que el grupo se limitó a cantar sus canciones más conocidas y versionar una copla.

L.A. puso un toque más rockero al festival. A mitad de actuación, el recinto comenzó a llenarse y los mallorquines se vinieron arriba pero sin mucho éxito. La larga fila para cambiar euros por la moneda propia del festival, con la que había que pagar las consumiciones, contrastaba con la soledad que reinaba en la barra 0,0.

Y, a las 21:40, tocaba el turno de uno de los cabezas de cartel: Izal. Los madrileños dieron todo en el escenario, tubos de confeti incluidos, e hicieron vibrar a todo el mundo con su personal himno a la alegría. Terminaron su actuación anunciando su próxima visita a Zaragoza en el mes de marzo en la que despedirán sus dos primeros discos.

Llegó el turno de Russian Red y sorprendentemente, fueron muchos los que decidieron tomarse una pausa y abandonar la Sala Multiusos. El contraste de las canciones de su último disco Agent Cooper y los dos primeros, demostraron una vez más que el tono eléctrico del último trabajo de Lourdes no ha gustado a sus fans.

Vetusta Morla empezó pasada la media noche. Un espectáculo de luces, sonidos y una entrega sin reservas por parte de todo el grupo que fue recíproca con los zaragozanos. Sin duda, la mejor actuación de todo el festival que combinó las canciones de La deriva con sus clásicos.

Era un listón muy alto al que tenía que enfrentarse León Benavente. Prácticamente era el único grupo no comercial y aunque sus canciones no eran malas, tampoco transmitió demasiado en directo.

Hasta las 2:45 no llegó el turno de Kakkmaddafakka pero la espera valió la pena. Casi una hora de auténtico espectáculo. Los noruegos representaban coreografías y ocupaban todo el escenario mientras no perdían calidad musical. Un grupo que gana en directo y consigue que todo el mundo se lo pase bien, se sepa o no sus canciones.

Para continuar bailando, «rinôçérôse» ofreció su punto más electrónico. La Sala Multiusos ya estaba más vacía y todos los que estábamos dentro nos entregamos a bailar. Pese a que hubo un problema con el sonido, los franceses disfrutaron e hicieron disfrutar a todos los que todavía tenían fuerzas para continuar.

La clausura de la primera edición en la que el FIZ ha colgado el cartel de entradas vendidas, corrió de la mano de Kostrok. Estos dos DJs valencianos consiguieron que todo aquel que aguantó hasta el final, se fuera con buen sabor de boca.

Finalizaban así 10 horas de música ininterrumpida. Aunque quizá se puede achacar al FIZ que la mayoría de los grupos eran conocidos, seguro que más de uno hizo algún descubrimiento.

Por Leyre Beazcochea

2 comentarios en «FIZ 2014: 5000 entradas vendidas para un cartel de viejos conocidos»

  1. Según esta reseña salvo en 2 conciertos, la sala no permanecio ni un cuarto llena de su capacidad y casi todos los grupos pasaron sin pena ni gloria por le escenario. Incluso permitiendose valorar el gusto o no del publico por lo último de Russian Red. Por favor, un poco más de objetividad. Está claro que Kakkmaddfakka y Vetusta estuvieron un punto encima de los demás, entre otras cosas, por que arrastran mas seguidores, pero no comparto para nada que grupos como Miss Caffeína se limitaran a cantar 4 canciones resabiadas, cuanto hasta el final del concierto estuvieron a tope, tirando hasta las baquetas del bateria al público al final. Nada representativa esta reseña, se le ve el ‘plumero’ a la autora de que grupos le ‘tiraban’ más, quizas por populismo. FIZ 2014, igual que en anteriores ediciones se hizo mágico gracias a lo que aúnan todos los grupos al pasar uno tras otro por el escenario, ninguno fue prescindible y ninguno imprescindible. TODO UN ESPECTÁCULO.

    1. Muchas gracias por dar tu opinión, Javier. Como en toda crítica es normal que se me vea el ‘plumero’, la gracia de esto es que cada uno tenemos una opinión de algo tan amplio y variado como un festival de 10 horas 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *