8 restaurantes que visitar en Zaragoza

En Aragón contamos con una gastronomía rica y variada, valorada tanto por sus residentes como por los foráneos. Esta elevada tradición gastronómica ha conseguido que bares y restaurantes ofrezcan una amplia propuesta culinaria e incluso experimenten para proponer nuevas experiencias gustativas a sus clientes.

Hemos seleccionado una serie de bares y restaurantes de Zaragoza que, bien por sus productos, bien por su ambiente y cortesía, merecen ser visitados al menos una vez si estamos por la capital aragonesa.


Plato de Casa y Tinelo. Fuente: Ternasco de Aragón.

Comenzamos con Casa y Tinelo, un restaurante situado en el barrio rural de Movera. Este mesón obtuvo en 2018 el primer premio en el concurso de tapas de Zaragoza por Tataki baturro, una obra del chef Rubén Martín. Su propuesta gastronómica está muy centrada en nuestra tierra. Cuenta con una ganadería muy cerca del restaurante donde crían y eligen a las mejores reses, además de disponer de un huerto ecológico del que obtienen gran parte de los ingredientes que usan para sus platos. Un restaurante en el que disfrutar de una velada especial.

 

 

Plato de Nola Gras. Fuente: Periódico de Aragón.

Seguimos con una propuesta gastronómica lanzada por el chef Alejandro Viñal. Nola Gras es un restaurante situado en la calle Francisco de Vitoria, ambientado en la ciudad de Nueva Orleans y especializado en la cocina fusión. La oferta culinaria multicultural y detallista junto a unos precios asequibles hacen de este restaurante una parada obligatoria para los amantes de la cocina creativa.

 

 

 

 

Tapa de El Escondite. Fuente: TripAdvisor.

El Escondite es un bar que, como su nombre sugiere, se encuentra discretamente ubicado en el parque Miraflores, más concretamente en el paseo de los Rosales, cerca del Camino de las Torres. Durante los últimos años ha ganado varios premios del Concurso de Tapas de Zaragoza, lo que lo ha llevado a consagrarse como un local de gran fama. Además, su propuesta de pan sin gluten en sus tapas ha abierto las puertas de El Escondite al público celiaco que quiera disfrutar de un picoteo. Una materia prima de calidad junto a un gran mimo y cuidado para realizar las tapas hacen de este bar un lugar único dentro de la gastronomía zaragozana.

 

Tapa de Casa Unai. Fuente: TripAdvisor.

Seguimos con las tapas, y es que Casa Unai es un bar especializado en tapas y raciones situado en la calle Luis del Valle. Debido a su buena comida suele llenarse, así que es mejor ir pronto. Su variada propuesta para tapear por un módico precio hace que Casa Unai sea uno de los bares mejor valorados de Zaragoza. Sin duda alguna, no os decepcionará.

 

 

 

Licores artesanales de Mazmorra by Macera. Fuente: El Paladar Crítico.

Pero la comida no es lo único destacable, porque también existen locales especializados en bebida. Mazmorra by Macera es un restaurante situado en la zona del Actur, en la avenida Valle de Broto. Su estética y decoración, en la que predomina la madera, hace recordar a una taberna británica más que a un restaurante. Su especialidad es la cocina a baja temperatura y realizan todo tipo de platos con esta técnica; además, maceran sus propias bebidas alcohólicas, con lo que es posible disfrutar de una amplia variedad de licores artesanales junto a platos con gran personalidad y detalle.

 

 

Variedad de tapas y raciones en Casa Dominó. Fuente: TripAdvisor.

Para los amantes de los quesos tenemos Casa Dominó, situado en la plaza Santa Marta. Uno de los lugares más emblemáticos para tapear en Zaragoza. Entre su oferta encontramos más de 80 montaditos, calientes y fríos, 30 tipos de quesos diferentes y de mucha calidad y una gran variedad de embutidos. Este bar es famoso por ser inventor del jamón batido y de la longaniza alioli. Parada obligatoria si queremos ir de tapas por la ciudad.

 

 

 

Uno de los platos que podemos encontrar en Café del Tíbet. Fuente: Café del Tíbet.

Café del Tíbet nos traslada el ambiente y la cultura tibetanos hasta Zaragoza. Sus cafés y productos directamente importados desde Nepal y Tíbet nos permiten degustar una amplia variedad de platos propios de la cultura oriental. Las salsas y especias tibetanas proporcionan unos sabores exóticos a cada plato, aunque también disponen de propuestas más tradicionales como hamburguesas y sándwiches para los que sean reacios a experimentar con platos muy picantes. Hay que destacar que en el local se vende artesanía de la zona del Tíbet cuyos ingresos son destinados a un orfanato de Katmandú impulsado por los fundadores de este restaurante.

 

 

Tapa de Melí Meló. Fuente: Zaragoza a la Carta.

Por último, Méli Mélo, un bar situado en la calle Mayor, en pleno casco histórico, que ofrece una variedad de tapas de diseño presentadas de una manera fresca y divertida. Su entorno juvenil y acogedor hace de este lugar un sitio perfecto para disfrutar de unos tentempiés junto a una extensa selección de vinos, todo a unos precios muy razonables. Si buscáis un lugar agradable donde tapear, este es vuestro sitio.

 

 

 

 

 

 

Por Jorge Traín Sáez

Imagen destacada: Guía Repsol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *