Alargar la vida de los videojuegos gracias a los mods

Alargar la vida de los videojuegos gracias a los mods

El ordenador ha desbancado a las videoconsolas como la plataforma favorita para jugar. Bien es cierto que los smartphones han abierto el mercado hacia un público más general, aunque con juegos pensados para partidas rápidas. Sin embargo, las personas habituadas a jugar durante sesiones largas y de forma continuada suelen utilizar un ordenador.


Múltiples factores hacen que los jugadores elijan el ordenador: juegos más baratos, varias opciones gráficas y de rendimiento, jugar de forma online gratis… La parte negativa es que el precio de un ordenador de altas prestaciones es mayor que el de una videoconsola, pero si podemos realizar ese desembolso inicial, a largo plazo nuestro ordenador se rentabilizará con el paso del tiempo.

Uno de los aspectos destacables de los juegos en PC han sido los «mods» o modificaciones. Es verdad que las consolas de última generación han comenzado a implementar mods en algunos de sus juegos; no obstante, estas modificaciones han estado tradicionalmente ligadas a los juegos en ordenador.

Los mods son variaciones dentro de un videojuego, creadas normalmente por la propia comunidad de jugadores, que añaden contenido o alteran el ya existente llegando a formar una obra totalmente distinta. En ocasiones son pequeñas alteraciones que no influyen de gran manera en el juego, pero en otros casos se trabaja durante años el desarrollo del mod debido a su alta complejidad.

Hay modificaciones de todo tipo y para prácticamente cualquier videojuego. Los primeros mods de la historia se realizaron para el clásico juego Doom (1993). Se crearon modificaciones que cambiaban el personaje protagonista por Batman o Sonic, mapas añadidos al juego que alargaban la duración de la historia o mods locos y divertidos como el que sustituía los sonidos del juego por frases de Chiquito de la Calzada.

Hay otras modificaciones que bien podrían estar firmadas por las propias desarrolladoras de videojuegos, ya que tienen un nivel de detalle y suponen un trabajo que, al ser realizado por un grupo pequeño de personas, se alarga durante años. Este es el caso de mods como Redux del juego GTA V. Este mod no solo ofrece unas mejoras gráficas, sino que también aportaal juego nuevas mecánicas y una nueva inteligencia artificial a los personajes. Se han modificado las animaciones, se ha revisado el funcionamiento de las armas, las explosiones, el clima… Se podría decir que este mod es una versión mejorada del videojuego realizada por los propios jugadores.

Los mods han servido incluso para crear nuevos juegos. El caso más sonado es el de Counter Strike, un juego que nació como un mod del Half Life. Cuando el mod se encontraba en una versión avanzada, los creadores comenzaron a recibir soporte de la propia desarrolladora del videojuego original hasta que compraron los derechos del mod y lo publicaron como un videojuego por sí mismo. Hoy en día, Counter Strike es uno de los juegos más famosos del mundo, con una media de 400.000 jugadores al mes.

Gracias a los creadores de mods, llamados «modders», los videojuegos adquieren una segunda vida añadiendo más tiempo de diversión. Asimismo, sirven como carta de presentación para que los propios creadores demuestren sus capacidades. No son pocos los modders que han sido contratados por empresas de videojuegos después de lanzar sus mods, y es que es una manera eficaz de comenzar en el desarrollo de videojuegos, además de obtener, en ocasiones, una ayuda económica. Un reto que puede abrir las puertas de la industria a nuevos trabajadores.

 

Por Jorge Traín Sáez

Imagen destacada: Totemcat

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *