Café con Celia Morcillo

Celia Morcillo Alconada (Zaragoza, 1999) acaba de publicar, Petraluna, una novela de aventuras que comenzó a escribir con tan solo 12 años y que forma parte de una trilogía.


Celia Morcillo

Petraluna narra la historia de Venus Arquero, una niña huérfana que investiga la muerte de sus padres

—¿Qué te llevo a escribir Petraluna?

Quería escribir una historia diferente que a mí me gustase leer. No sé muy bien qué es lo que me animó a empezar, supongo que buscaba un hobby.

—¿Cuánto tardaste en escribirla?

Dos años. Empecé un verano y luego fui haciendo correcciones, completando rasgos de los personajes… Fue una idea que se me ocurrió de repente y la fui construyendo hasta llegar a las 373 páginas. La verdad es que mientras escribía no era consciente de que era tan larga.

—¿Qué sientes cuando escribes?

Me traslado a la historia que estoy escribiendo y siento lo que viven los personajes. Cuando escribo, todo lo demás da igual.

—¿Quiénes son tus referentes literarios y que más presentes están en tu novela?

Suzanne Collins y Laura Gallego.

—Cuando se lo entregaste a Marisa Castellnou, tu profesora de Lengua hace ya tres años, ¿creías que algún día lo verías publicado? ¿Qué pensaste al verlo por primera vez?

Entonces ya me habría encantado publicarlo pero no tenía claro que eso fuera a ocurrir. Verlo en papel, con portada e incluso prólogo… me emocionó un montón. Fue impactante y extraño como un sueño.

Celia Morcillo: «Los que han leído el libro me dicen que engancha bastante»

Celia Morcillo: «Los que han leído el libro me dicen que engancha bastante»

—Ya estás terminando la tercera parte de esta trilogía, ¿puedes adelantarnos algo?

En la segunda parte se desvelan todos los misterios que se plantean en la primera, pasan cosas inesperadas y la protagonista cumple todo lo que se propone.

—¿Te ha costado mucho seguir el hilo conductor durante tantas páginas?

Al principio de la primera parte, un poco. Pero después todo ha ido rodado, tengo claro lo que quiero escribir así que solo debo dejarme llevar.

—¿Tienes pensado seguir escribiendo?

Aunque sea complicado, me gustaría poder dedicarme a la escritura porque me gusta mucho y me resulta muy fácil. Ya tengo ideas apuntadas para otras novelas y no descarto escribir teatro, más adelante.

Por Leyre Beazcochea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *