Café con Dionisio Platel

Café con Dionisio Platel

Dionisio Platel (Castrillo de la Vega, 1965) es historietista, dibujante, coleccionista de tebeos e historietas y editor de Taula Ediciones.También es miembro de la Asociación Cultural Malavida y colaborador de la revista Tebeosfera.


Dionisio Platel: «Es muy complicado codificar una historieta. Hay que mezclar los dibujos con la historia con un ritmo de lectura idóneo».
Dionisio Platel: «Es muy complicado codificar una historieta. Hay que mezclar los dibujos con la historia con un ritmo de lectura idóneo»

—Como historiador de historietas, ¿qué intentas transmitir?

La historieta española está de lado, sus estudiosos e historiadores prefieren mirar hacia otras cosas como el cómic americano. Solo personas como Antonio Martín o Pedro Porcel se han preocupado por ella. Aunque desde Zaragoza no se puede transmitir mucho, tanto con los libros que edito en Taula Ediciones como con  los artículos que publico en la revista Tebeosfera, intento sacar del anonimato a los autores que han caído en el olvido.

—Creador de historietas, dibujante publicitario, editor, documentalista, teórico, impartes talleres de iniciación al cómic… ¿En qué faceta te sientes más cómodo?

Realmente me gustan todas porque forman parte de la misma pasión. Me gusta pensar mucho en las historietas que voy a dibujar, hacerlas, comentarlas con la gente… Pero también zambullirme en la historia y ver qué han hecho nuestros precedores, investigar tanto autores como editoriales, ir más allá…

 

 

—Has cedido parte de tu colección personal a la exposición «Francisco Ibáñez, el mago del humor» que está abierta al público hasta el 18 de enero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, ¿sobre qué otros dibujantes coleccionas?

Me gusta mucho el Ibáñez de la época previa a trabajar en la Editorial Bruguera, donde publicó Mortadelo y Filemón, porque es su faceta más desconocida. Es un Ibáñez en el que ya se ve su mala leche y sus gags, que hilan una risotada con otra.

Desde el 2000 compro historieta antigua: historietas sicalípticas, viñetas verdes… Sigo la pista de Teodoro Gascón (primer historietista nacido en Aragón), Ernesto Pérez Donaz y prácticamente de todos los pioneros. Y de mujeres, sobre todo, a Rosa Galcerán, pilar de la colección Azucena que tuvo más de 1500 números con un montón de reediciones y a la que leyeron un montón de niñas. Las niñas siempre han leído más que los niños, sin embargo, el cómic femenino español es el gran desconocido de la historieta española.

—¿Cómo investigas cosas tan antiguas como viñetas de 1900?

Empecé a documentarme en 2005, prácticamente cuando internet entró en mi vida. Busco en hemerotecas, en libros como los de Luis Gasca, Antonio Martín o José Antonio Ramírez, voy hablando con coleccionistas… En Zaragoza, solo recopilamos material antiguo unas cinco o seis personas y gracias a internet estamos en contacto prácticamente todos los de España. En la red hay muchísima información lo que pasa es que no toda es correcta y hay que cotejarla.

—Taula es una editorial pero también muchas cosas más… Planificáis y montáis en museos, elaboráis elementos en tres dimensiones… ¿En qué consiste este proyecto?

Mi socio, Joaquín Campo, y yo fundamos en 1992 una empresa de serigrafía pero teníamos mucha competencia. Un amigo fotógrafo nos pidió que le hiciéramos un decorado para una sesión, y como en ese momento nadie hacia escenarios para fotógrafos en tres dimensiones, empezamos a dedicarnos a eso, documentar exposiciones, diseñar los espacios y paneles expositivos, hacer reproducciones para museos…

Hace ya dos años decidimos editar libros y por ahora tenemos cuatro colecciones (¡¡El colmo de la risa!!, colección Buen Humor, Esencia Aragonesa y colección Pulpo) y la revista Guasa Baturra, que está a punto de publicar su número 2. Buscamos libros que puedan interesar a la gente y que lleven muchos años sin publicarse.

—¿Qué proceso seguís a la hora de editar libros tan antiguos?

Picamos todo el texto, lo revisamos dos personas, retocamos todos los dibujos, lo maquetamos y preparamos una portada que sea nueva pero con aspecto añejo. Hacemos una edición crítica en la que hablamos del escritor, del dibujante y se contextualiza la obra. El lenguaje no se modifica, hay palabras aragonesas que las ponemos en cursiva y, en algunas ocasiones, añadimos notas al pie.

La creatividad, la originalidad y el atractivo son algunos de los principios de Taula
La creatividad, la originalidad y el atractivo son algunos de los principios de Taula

 

Por Leyre Beazcochea

Un comentario en «Café con Dionisio Platel»

  1. Sr. Platel
    He leído su magnífico artículo «Humoristas e historietistas en Vida Galante…» y descubierto allí al ilustrador Mariano Arveras
    Colecciono e investigo el naipe antiguo y he descubierto dos barajas, principios del siglo XX, satíricas y firmadas alguna de su cartas por Arveras. .
    Sin embargo no se indica en ellas la firma que las litografió como ocurre con la satírica-política de Mecachis
    Mi pregunta concreta es ¿conoce las barajas? y ¿sabe que firma las imprimió?
    Gracias..

Responder a Juan Ignacio Pérez González Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *