«Hallyu», la ola cultural coreana

«Hallyu», la ola cultural coreana

Que Parásitos, la película de Bong Joon-ho, ganara el Óscar a mejor película el pasado 10 de febrero quizá no haya resultado tan sorprendente para todo el mundo. La cultura coreana lleva muchos años ganando popularidad y abriéndose paso en occidente. Hallyu u «ola coreana» es el término con el que se denomina a esta exportación cultural de Corea a diferentes partes del globo, que comenzó a mediados de la década de los 90.


Fotograma de Parásitos. Fuente: El Huffington Post.

El Gobierno surcoreano invirtió en Internet de banda ancha de alta velocidad y financió a las empresas culturales, fomentó música, cine y demás productos audiovisuales buscando crear bienes exportables, para diferenciarse así de las culturas china y japonesa, que tenían productos culturales más potentes.

A finales de los 90 las telenovelas coreanas comenzaron a exportarse de manera masiva por toda Asia y a comienzos de los 2000, el pop coreano empezó a moverse por la India y Japón. Unos años después, las tendencias de la televisión asiática sufrieron notables cambios: las series surcoreanas comenzaron a tener muchísimo éxito y llenaron los espacios que estaban reservados para las productos audiovisuales americanos y japoneses.

Con la industria musical, la inversión por parte del Estado todavía fue mayor. Entre 1995 y 1997 se fundaron las tres compañías discográficas mas grandes de Corea del Sur, que hoy en día obtienen unos ingresos anuales de cientos de millones de dólares: S.M Entertainment, YG Entertainment y JYP Entertainment.

Estas empresas, además de actuar como sellos discográficos y promotoras de eventos, son utilizadas como agencias de talentos, impulsando y financiando la formación y la carrera de los artistas.

Los artistas de K-pop son reclutados desde muy jóvenes para moldearlos hasta crear un producto comercializable. Fuente: T13.

Los artistas de K-pop son reclutados desde muy jóvenes para moldearlos hasta crear un producto comercializable. La inversión en ellos abarca desde clases de idiomas, de canto y baile hasta cambios de estilo e incluso cirugías estéticas. El K-pop no solo ha desencadenado una fuerte influencia en la música, sino que también la industria de la moda y la cosmética coreana han logrado un aumento de ingresos debido a la publicidad que las bandas hacen de sus productos.

El videoclip Gangnam Style de PSY supuso un antes y un después en el fenómeno K-pop. Fuente: cnet.

Fuera de Asia, el K-pop ha triunfado en todo Occidente gracias a sus ritmos musicales fáciles de consumir. Este estilo musical se alimenta de sonidos de otros géneros como el pop, el hip hop, el rock o la electrónica. Gracias a la difusión por Internet, ha llegado a todos los rincones del planeta. Sus videoclips, cargados de color y coreografías vistosas, suman millones de reproducciones en YouTube. El videoclip de Gangnam Style de PSY supuso un antes y un después en el fenómeno K-pop, batiendo récords de visitas en su lanzamiento; actualmente cuenta con más de 3.000 millones de visualizaciones. También hay que destacar la influencia de estos grupos en las redes sociales, en las que cuentan con millones de seguidores que se comportan casi como un ejército de las redes. BTS, la banda de K-pop más famosa, ha conseguido encabezar la lista de Social 50 por 165.ª vez, un récord absoluto.

La lista Social 50 clasifica a los artistas más populares en las redes, según nuevos seguidores, número de visitas e interacción de los fanes. El anterior récord lo tenía Justin Bieber, que se mantuvo en el primer puesto 163 veces.


El impacto de Corea en Occidente aumenta de una manera cada vez más rápida. En Aragón ya se dan clases de K-pop y la demanda no para de crecer. Se han publicado varias novelas basadas en este género musical e incluso una revista digital con noticias recientes de los grupos más seguidos y que cuenta con unas 30.000 visitas mensuales. Mientras, los conciertos de bandas como BTS, EXO o Twice agotan las entradas a una velocidad mayor que cualquier artista occidental de talla internacional. Corea ha logrado no solo afianzar su cultura y alejarse de la sombra de China y Japón, sino que ha forjado una nueva tendencia entre los jóvenes del mundo.

Por Jorge Traín Sáez

Imagen destacada: El orden mundial

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *