Las 10 peores canciones del verano 2014

A punto de dar por finalizado el verano, hacemos un repaso de las peores canciones que más se han repetido durante los días estivales y que han torturado nuestros oídos. Y es que, si algo bueno tiene que termine el verano, es que el panorama musical se depura y algunas canciones que jamás debieron ser escuchadas, caen en el olvido. 


1, 2 y 3. El Mundial de Fútbol en Brasil (2014) nos ha traído disgustos tanto futbolísticos como musicales y es que no hay una sino tres canciones  oficiales nefastas que emisoras, bares, discomóviles y anuncios han repetido hasta la saciedad.

4. Kiko Rivera es el claro ejemplo de que las cualidades musicales no son hereditarias. Si ya de DJ dejaba mucho que desear, escucharle declarando su amor supone caer al abismo del que habla en su canción.

5. En español, en inglés, en official remix, en mambo remix… Enrique Iglesias se ha pasado el verano “bailando” de todas las formas posibles junto a December Bueno y Gente de Zona. Sin embargo, su canción ni siquiera invita a bailar en mitad de la playa.

6. Pitbull, el cantante que siempre va acompañado, hace una declaración de intenciones explícita con Ke$ha esta vez. Cambios de ritmo, estrofas indescifrables e instrumentos estridentes son los componentes de la canción.

7. El Koala y su canción “Opá, yo voy a hacer un corral” transmitieron el erróneo mensaje de que cualquiera puede cantar sobre sus animales. En este caso, Joseph Fonseca cuenta que quiere montarse en su «caballito de palo», con coreografía incluida y sin ningún tipo de cualidad musical.

8. De princesa niña a princesa provocativa y vulgar del pop. Myley Cyrus se pasa casi 4 minutos repitiendo que puede hacer lo que quiera porque es su fiesta. Y para romper la monotonía de la canción, la que no hace mucho era Hannan Montana no tiene nada mejor que hacer que decir «so la da-da di».

9. Una canción en inglés-español es capaz de decir que eres latina, un olé e invitarte a agitar y probar una coca cola en poco más de tres minutos. Sin lugar a dudas, estamos ante una canción que ganaría sin letra.

10. Escuchar tantas veces lo feliz que es Pharrel Williams causa el sentimiento contrario. Si ya de por sí la canción es repetitiva y monótona, escucharla más de una vez al día provoca un rechazo absoluto.

Ahora solo queda olvidar cuanto antes esta lista porque si hay algo seguro es que en menos de 8 meses canciones similares volverán a martirizarnos desde las listas de éxitos.

Por Leyre Beazcochea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *