Los mejores debuts musicales que cumplen 50 años en 2019

Desde que The Beatles revolucionaran el mundo con el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band allá por 1967 demostrando que el rock era arte del mismo modo que podía serlo la música clásica o el jazz y definieran el concepto de álbum tal y como sería conocido después, prácticamente cualquier banda surgida entonces bebería de ellos, ya fuera por los primeros indicios de rock progresivo y art rock, su filosofía de las drogas o por las portadas como objeto artístico. Algunas de estas bandas debutaron en 1968 (Creedence Clearwater Revival, Soft Machine, Jethro Tull…) y otras en 1970 (Plastic Ono Band, Hawkwind, Badfinger…). Para las que nos ocupan, 2019 supone el 50.º aniversario de su primer disco, por ello hacemos un repaso de 10 de los mejores discos debut lanzados en 1969.


Portada de Orgasm (1969), de Cromagnon. Fuente: Bandcamp.

Cromagnon – Orgasm

Un giro de tuerca original y desenfrenadamente experimental a la psicodelia de la época fue el único álbum de esta inclasificable banda de Nueva York; uno de los discos más inauditos y transgresores de la década, que empieza con una marcha fúnebre con gaitas (Caledonia) tan absolutamente terrorífica como magistral. Orgasm (también llamado Cave Rock) es una anomalía que evoca la música industrial con su bizarra instrumentación e incluso el black metal venidero con ese demente trabajo vocal lleno de chillidos, susurros misteriosos y aullidos monstruosos. Un mal viaje dadaísta, tribal, crudo y psicótico.

 

 

 

Portada de Led Zeppelin (1969), de Led Zeppelin. Fuente: Amazon.

Led Zeppelin – Led Zeppelin

Empapados por el blues, la psicodelia y el folk, el poderoso debut de Led Zeppelin les llevó a estos británicos nada novatos tan solo unas 30 horas de grabación, lo produjo el propio Jimmy Page usando alguna técnica de su propia cosecha como el backwards echo (que permitía escuchar el eco antes que el sonido principal) y sabiendo dónde colocar los micrófonos como pocos productores de entonces, y aunque inicialmente recibió críticas negativas, Led Zeppelin fue un éxito comercial que adelantaba el rock que sonaría durante la próxima década.

 

 

 

Portada de Kick Out the Jams (1969), de MC5. Fuente: Amazon.

MC5 – Kick Out the Jams

Otro disco tan criticado en su momento como adelantado a su tiempo fue el enérgico álbum en vivo de este grupo de Detroit profundamente ligado a los White Panthers, el colectivo antirracista cofundado por el mánager de la banda, John Sinclair. Polémico también por la inclusión de cierta frase que les costó la permanencia en la discográfica, Kick Out the Jams es un álbum salvaje, lleno de canciones rock pegadizas y ruidosas y cuyo mensaje de unión fue esencial para el desarrollo del punk.

 

 

 

Portada de The Meters (1969), de The Meters. Fuente: Amazon.

The Meters – The Meters

Con este impresionante debut producido por el músico Allen Toussaint, el cuarteto de Nueva Orleans consiguió diferenciarse de otras bandas de R&B instrumental al meter una buena dosis de funk en sus composiciones influenciadas por el jazz y llenas de poderosas líneas de bajo y ritmos de batería revolucionarios. El funk liderado por las teclas de Art Neville acabaría colándose en las listas de los temas más populares gracias al penetrante inicio del álbum, Cissy Strut, pero lo que es más importante, The Meters definió el sonido que adoptaría el género a partir de entonces.

 

 

 

Portada de Philosophy of the World (1969), de The Shaggs. Fuente: Amazon.

The Shaggs – Philosophy of the World

Austin Wiggin sacó a sus hijas del colegio y las puso a tocar lo que acabaría resultando en uno de los peores discos jamás grabados. Philosophy of the World es un álbum donde la coherencia brilla por su ausencia, de torpes melodías pop, voces dolorosas de escuchar y una instrumentación incómoda, sin embargo, el debut del grupo que Frank Zappa calificó como «mejores que The Beatles» se convertiría a su vez en un clásico de culto, bizarro e hipnótico, así como en uno de los cinco mejores discos de la historia para Kurt Cobain.

 

 

 

 

Portada de Five Leaves Left (1969), de Nick Drake. Fuente: Bryter Music.

Nick Drake – Five Leaves Left

Grabado mientras aún era un estudiante universitario, el debut de Nick Drake resonó tan poco en su momento como sus siguientes discos, pese a ello, el culto mantenido en torno a su figura ha conseguido hacer famoso, décadas tarde, a este terriblemente tímido cantautor del que no se conserva un solo vídeo hablando o tocando en vivo. Envuelto por una densa melancolía de canciones profundamente poéticas y un perfecto uso del fingerpicking, el introspectivo Five Leaves Left debe su nombre al aviso de los papeles de liar Rizla, y, curiosamente, Drake moriría cinco años más tarde.

 

 

 

Portada de The Stooges (1969), de The Stooges. Fuente: Amazon.

The Stooges – The Stooges

En los albores del rock alternativo encontramos este apocalipsis contracultural lleno de oscura psicodelia, ruidoso rock and roll, bluesabilly, R&B y free jazz depravado: The Stooges, el brutal y abrasivo debut de la banda homónima producido por John Cale. El detonante de la que para Jim Jarmusch sería «la mejor banda de rock de la historia» es una bomba compuesta por dementes solos de guitarra distorsionados, acordes primitivos y letras tan minimalistas como contundentes que explotó en medio de la era jipi y cambió la música para siempre.

 

 

 

Portada de Santana (1969), de Santana. Fuente: Santana.

Santana – Santana

El espectacular disco con el que debutaron Carlos Santana y compañía prácticamente coincidiría con la actuación del grupo en el mítico Festival de Woodstock de 1969, por lo que la gente no conocía el repertorio de esta medio instrumental mezcla de ritmos latinos, rock, improvisación, hasta tres percusionistas y mucha psicodelia que se lanzaría pocos días después. Efectivamente, los fans fliparon tanto que Evil Ways alcanzó las listas de lo más escuchado y Santana pasó a ser uno de los debuts mejor valorados del rock.

 

 

 

Portada de Monster Movie (1969), de Can. Fuente: Spoon Records.

Can – Monster Movie

El álbum más orientado al rock de la banda alemana todavía no alcanzaba las escalofriantes cotas de mezcolanza infernal de sus siguientes discos, pero ya incorporaba al rock psicodélico de la época ideas e influencias experimentales en una locura colectiva, sin líder y de fuertes sonidos de bajo y batería. Monster Movie es un maravilloso debut cuya cara B consta de un solo e hipnótico tema de 20 minutos (Yoo Doo Right) que anticipa el camino que tomaría el grupo de krautrock y su impresionante legado de rock minimalista.

 

 

 

Portada de In the Court of the Crimson King (1969), de King Crimson. Fuente: DGM Live.

King Crimson – In the Court of the Crimson King

Aunque la banda londinense no dejaría de evolucionar, jamás grabaría un álbum tan influyente como su inmersivo debut. ITCOTCK es una abstracta obra maestra que mezcla el rock con instrumentos de viento, vibráfonos y teclados como el mellotron, de letras melancólicas y composiciones complejas que van del proto metal al free jazz, pasando por el folk introspectivo, tan bien cohesionado e interpretado que es imposible que no te toque la fibra sensible. Grupos como Soft Machine ya se habían aproximado al género, pero nadie lograría definir con tanta habilidad y precisión el rock progresivo como King Crimson.

 

 

 

 

Por Marcos Jiménez Lobera

Imagen destacada: The Guardian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *