Literatura y redes sociales, ¿amigos o enemigos?

Literatura y redes sociales, ¿amigos o enemigos?

En la sociedad actual, los dispositivos electrónicos parecen haber copado nuestra rutina diaria. Inmediatez y falta de tiempo suelen ser dos de las palabras que definen nuestro día a día. Los bombardeos de información que recibimos en nuestras redes sociales retienen nuestra atención por unos momentos para luego enfocar nuestra vista en otro asunto completamente diferente. Debido a estos factores, se argumenta que la lectura tradicional está en su peor momento. Quizá la lectura de libros físicos haya decaído, pero las redes sociales también han contribuido en cierta manera a fomentar la lectura con algunas propuestas.

Los antiguos blogueros literarios han evolucionado ante las nuevas tendencias y hoy en día podemos encontrar los llamados booktubers, youtubers apasionados de los libros en cuyos canales recomiendan y reseñan obras de todo tipo. Algunos de los booktubers españoles más destacados son El Coleccionista de Mundos, que cuenta con casi 250.000 suscriptores (diciembre 2019), o Javier Ruescas, que, además de subir vídeos recomendando novelas y lecturas de todo tipo, ha publicado varias novelas por las que ha obtenido un notable reconocimiento y distintos premios .

En otras redes sociales también se ha buscado acercar la lectura a sus usuarios; en Instagram, por ejemplo, una iniciativa de la biblioteca pública de Nueva York permite leer algunas novelas clásicas en el formato de stories. La Metamorfosis de Franz Kafka, Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Caroll o El Cuervo de Edgar Allan Poe son algunas de las obras que podemos leer en las historias destacadas de su cuenta de Instagram, todas ilustradas por un diseñador gráfico para hacer más amena la lectura. Esta iniciativa ha resultado todo un éxito: el perfil de Instagram The New York Public Library ha ganado 130.000 nuevos seguidores y sus stories han sido leídas por más de 300.000 personas. Naturalmente, estas novelas están escritas en inglés, aunque así podemos mejorar nuestro nivel en ese idioma. Esperamos que esta propuesta se pueda trasladarsea trasladada a la lengua española y podamos leer obras de nuestra literatura en Instagram.

Con esta iniciativa podemos leer novelas en nuestro Instagram. Fuente: Libropatas.

Una de las formas narrativas que más de moda se ha puesto en las redes sociales es el microrrelato. Textos breves que, utilizando un lenguaje preciso y conciso, cuentan una historia al lector. Una forma inmediata de leer, perfecta para nuestra rutina diaria, tan ajetreada hoy día.

«Existen multitud de cuentas dedicadas exclusivamente a contar microrrelatos en sus tweets». Fuente: Toyoutome.

El microrrelato ha resurgido en la última década, pero su origen se remonta al año 1977, cuando se utilizó por primera vez esa forma de nombrar a los textos narrativos breves. El microrrelato más famoso es el creado por Augusto Monterroso: «cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí». 7 palabras que han dado lugar a miles de comentarios y alabanzas. El boom de los microrrelatos ha tenido lugar sobre todo en Twitter, gracias a su limitación de caracteres y su difusión inmediata. Actualmente existen multitud de cuentas dedicadas exclusivamente a contar microrrelatos en sus tuits, además de realizar concursos online con premios y trofeos que se envían a los ganadores. Los hashtags facilitan la clasificación y el orden de los microrrelatos, de forma que resulta muy cómoda la organización de estos concursos por parte de bibliotecas, editoriales o escuelas de literatura.

Es cierto que el crecimiento de la tecnología ha influido enormemente en la forma de leer y en el consumo de libros físicos, y aunque se siga consumiendo literatura, sobre todo en personas adultas, se debe seguir trabajando para fomentar la lectura entre los más jóvenes.

 

Por Jorge Traín Sáez

Imagen destacada: Universia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *