OperaMía: mayo

Abril ha tenido importantes acontecimientos musicales en Zaragoza. Terminado el interasante 35 Ciclo de Introducción a la Música, ha seguido la actividad con los Conciertos de Primavera. Un «Magma sonoro impresionante», según el titular de Luis Alfonso Bes en Heraldo de Aragón, fue el producido por la Orcheste National du Capitole de Toulouse, con obras de Mendelssohn y Tcahaikowsky (Yulianna al piano y la batuta de Tugan Sokhiev).

Jordi Savall, músico de Hespérion XXI.

Jordi Savall forma parte de Hespérion XXI, grupo internacional de  música antigua

También La Orquesta Sinfónica de Radio Viena tuvo un gran éxito así como el buen concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica de España, con una Novena de Beethoven destacable. Mención aparte merece el Conjunto Hesperion XXI con el gran Jordi Savall a la cabeza, que nos trajo la Sociedad Filarmónica y, dentro del Ciclo de Grandes Solistas Pilar Bayona, la intervención de la pianista Alice Sara Ott.

No detallamos más estos eventos pero sí destacamos la importante actividad musical en este campo, no así en el aspecto lírico, para lo cual, indefectiblemente, tenemos que trasladarnos los aficionados a Madrid o Barcelona.

De entre los numerosos espectáculos ofrecidos este mes de abril en nuestro país, dos obras han acaparado la atención del aficionado: Carmen, en el Gran Teatro del Liceo, revisada por Calixto Bieito y La Traviata en el Real, versión de Mc Vicar. Dos mujeres protagonistas con ciertos rasgos de similitud en su concepto de libertad y que tienen el mismo trágico final. Obras imperecederas que convocan a un público siempre fiel a las óperas de repertorio que los directores de escena revisan con más o menos fortuna.

Mención aparte merece el triunfo del veterano Plácido Domingo en Barcelona con Il due Foscari, de Verdi. El Liceo en pie y celebrando a esta figura que aún sabe dar calidad y emoción a sus papeles de barítono. Emotivo también nuestro encuentro con Leo Nucci, el excelente barítono que, también, fue aclamado en el Real en su papel del viejo Germont.

Y pasamos a la obra del mes.

La Traviata   (Teatro Real)

“La Traviata” de Verdi. V.Gimadieva, T.Ilincai, L.Nucci. Orquesta y Coros titulares del Teatro Real. D.McVicar, dirección de escena. R.Palumbo, dirección musical. Teatro Real. Madrid, 25 de abril de 2015.

Escena de La Traviata de Verdi reinterpretada por McVicar en el Teatro Real

De La Traviata está casi todo dicho. Poco podemos añadir sino contar la emoción que a pesar de las decenas (sí, decenas) de veces que la hemos presenciado, siempre nos produce, aún a pesar de ciertas «licencias» de determinados escenógrafos. Pero, a mi modo de ver, no es este el caso: Mc Vicar reinterpreta la obra en una clave de previsible tragedia y el aparato escénico tiene ese objetivo: decorados, luces, ritmo de los movimientos escénicos, todo está al servicio de esa interpretación.

Venera Gimadieva es una soprano que compone una Violetta llena de emoción y sensibilidad con una voz muy bella. lllincai anunció su actuación con una afección respiratoria pero cumplió en su Alfredo. Muy bien los comprimarios, coro y orquesta del Teatro Real con Palumbo al frente.

Y a destacar, como dije al principio, la impagable presencia y actuación de un Leo Nucci que transmite perfectamente, mágicamente (y lo he sentido muy contadas veces) ese «ingrato» papel de Alfredo Germont, haciendo que uno se sienta identificado tanto con Violetta como con él, que debe imponer un deber social pero que trasluce también ese afecto y sufrimiento por lo que tiene que hacer y debe sacrificar en la amante de su hijo.

Genial, pues, Nucci que, en camerinos nos decía: «El canto es emoción». Dos veteranos, Domingo y él, nos están dando unas imborrables horas de la mejor ópera. Gracias.

puntuacion LA TRAVIATA

 

 

Lo que viene: mayo

No  perdáis de vista la programación sinfónica de Zaragoza. Cosi fan tutte en el Liceo y Fidelio en el Real. Dos obras bien diferentes de dos genios musicales (Mozart y Beethoven) con el denominador común de la belleza y la calidad musical.

 

Por Miguel Ángel Yusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *