Revolución digital, nuevas tendencias en el arte

Con el avance de la tecnología muchas artes han ido adaptándose a los nuevos tiempos o dejando a un lado antiguos sistemas para hacer sitio a métodos más eficaces y rápidos. Por ejemplo, el cine digital es un estándar hoy en día y los estudios de música utilizan software digital de grabación, renovando así las clásicas grabaciones analógicas. En el caso de la pintura existen dos corrientes: la de quienes apoyan y sienten interés por lo digital y la representada por los más puristas, que rechazan estas tecnologías y creen que una pintura debe crearse de forma tradicional. Estos detractores manifiestan que el arte plástico realizado de forma digital es un arte frío y sin sentimiento, aunque encontramos multitud de obras realizadas digitalmente que alcanzan la calidad de las realizadas al estilo tradicional y logran transmitirnos sensaciones. Incluso existen inteligencias artificiales capaces de crear cuadros mediante algoritmos.

«Encontramos multitud de obras realizadas digitalmente que alcanzan la calidad de las realizadas al estilo tradicional». Fuente: Pinterest.

Tempus de Jaime Sanjuán. Fuente: Jaimesanjuanart.

Los medios digitales usados para el arte suelen ser, como en muchos otros ámbitos, producto de la democratización del propio arte, además de una nueva forma de crear y desarrollar una obra. No tiene que ser algo negativo para el arte naturalista, simplemente es una nueva forma de creación. Un ejemplo lo podemos encontrar en el artista zaragozano Jaime Sanjuan, uno de los pocos pintores digitales sobre iPad que hay en el mundo. Sanjuán utiliza el dedo para dibujar en la aplicación ProCreate; así, olvidando sus útiles de dibujo y su estudio, puede dibujar en cualquier lugar simplemente con su iPad. Él mismo era reacio al principio a usar su dispositivo para pintar, pero actualmente piensa que en algunos aspectos la pintura digital es más potente que la clásica: «en la pintura analógica hay que pintar de atrás hacia adelante, primero el fondo y después las figuras. Aquí hay capas, y puedes pintar en el orden que quieras; se puede bloquear el canal alfa para evitar salirse y manchar otras zonas… Y la herramienta deshacer, que evita tener que cubrir con más capas para corregir posibles errores».

Ilustración de Dani Blázquez. Fuente: Behance.

El arte digital comenzó en 1967 con la obra Hummmingbird, la primera animación artística realizada por ordenador en la que se usaron más de 30.000 imágenes para lograr 25 secuencias de movimiento. Hoy podemos encontrar tecnología digital en prácticamente cualquier disciplina artística: escultura, fotografía, pintura… El arte digital es una nueva forma de crear igual de válida que la forma tradicional, incluso se pueden combinar para experimentar. Por ejemplo, el ilustrador Dani Blázquez realiza sus dibujos e ilustraciones en papel y luego digitaliza sus obras para añadir detalles y colorear mediante Photoshop.

Varias ciudades como París o Tokio cuentan con museos exclusivamente de arte digital donde los artistas pueden mostrar sus obras digitales; de la misma manera, muchos autores han dotado a sus creaciones de un elemento interactivo, como obras que cambian según el visitante se mueva por la sala o que utilizan la realidad virtual para lograr una mayor inmersión al visualizar sus trabajos.

El arte cambia conforme evolucionan los medios y los artistas, quienes explotan su creatividad con los elementos de que disponen para dar lugar, así, a nuevas corrientes artísticas. Lo fascinante e imprevisible de esta práctica es que no podemos saber con exactitud hacia dónde derivarán las técnicas de los artistas y como se desarrollarán con la tecnología del futuro.

 

Por Jorge Traín Sáez

Imagen destacada: Digital AV Magazine

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *