Videojuegos a examen

José Ramón Martínez (Kalamur), alumno del Grado en Diseño y Desarrollo de Videojuegos de la USJ, propone en es_Cultura  una novedad, un favorito y un clásico de juegos de rol (RPG). Monster Hunter 4 Ultimate, Demon’s Souls y Diablo II son sus videojuegos elegidos.


 LA NOVEDAD: Monster Hunter 4 Ultimate

Aunque la cuarta entrega de la saga Monster Hunter no ha llegado todavía a España, ya podemos ir en busca de criaturas monstruosas y convertirnos en expertos cazadores en su versión japonesa para Nintendo 3DS y 2DS. La inclusión de un hilo argumental mucho más cuidado y las múltiples representaciones del personaje, tanto cinemáticas en primera persona como en introducciones de monstruos en tercera, son sus mejoras más relevantes.

«Su principal atractivo es que haya una historia impactante que justifique que vayamos de caza, pulamos nuestras habilidades y mejoraremos nuestro equipo para poder enfrentarnos con el esperado monstruo final».

Entre las novedades de este juego desarrollado y producido por Capcom destacan los cambios en el manejo de las armas; el regreso de monstruos, ayudantes, escenas y habilidades que desde la adaptación del juego a Nintendo se habían echado en falta y su opción de multijugador, que permite jugar sin estar junto a tus compañeros de caza.

«Es un título que todos los que poseen la plataforma deberían, al menos, probar. La nueva temporada de caza inicia en febrero, ¡buena suerte cazadores!».

puntuacion MONSTER HUNTER 4 ULTIMATE

 

 

 

 

 

 

 

EL FAVORITO: Demon’s Souls

Nos trasladamos hasta el reino de Boletaria para luchar contra los demonios; recolectar almas que convertir en armas, milagros o hechizos y enfrentarnos al Anciano en la batalla final. Demon’s Souls, creado en 2009 por el estudio From Software exclusivamente para Play Station 3, atrapa a todo el que lo prueba con una banda sonora fascinante, una cuidada caracterización, tanto de personajes como de gráficos, y una dificultad extrema que te hace perder la cuenta de las veces que el mensaje «Estás muerto» aparece en la pantalla.

Algunos aspectos endebles que se han ido corrigiendo en entregas posteriores son el control aparatoso que no permitía una buena fluidez (y que seguro que ha causado más de una muerte), la distribución del mundo por zonas que solo dejaba moverse en dos direcciones (en vez de ser un mundo abierto conectado), una historia muy etérea que a veces resultaba difícil de seguir y la opción del multijugador que sigue sin permitir seleccionar con quién quieres jugar.

Su rejugabilidad es absolutamente necesaria para disfrutar al máximo del juego; cada vez que llegas a la última pantalla, puedes volver a empezar con mayor dificultad por lo que las posibilidades que ofrece son infinitas. El mayor problema de este juego fue su distribución ya que las grandes empresas del momento no supieron ver el potencial del juego y había que pedirlo por encargo.

puntuacion DEMON’S SOUL

 

 

 

 

 

 

 

EL CLÁSICO: Diablo II 

Convertirte en un héroe (amazona, nigromante, bárbaro, paladín y hechicera) para luchar contra monstruos en tiempo real, en cuatro actos y a tres niveles de dificultad secuencial: normal, pesadilla e infierno. Esta es la trama de Diablo II, uno de los videojuegos más populares de comienzos del 2000.

Lanzado para Windows y Mac OS por Blizzard Entertainment, Diablo II se caracteriza por la continuidad que obliga a superar todas las pantallas para completar al personaje. Conforme el juego avanza, los monstruos son más resistentes y el héroe al morir puede conservar las habilidades y objetos de la última partida superada.

A lo largo de los años, el universo de Diablo ha recibido más contenido. Diablo II: Lord of Destruction añadió dos jugadores (druida y asesino) y Diablo III tuvo un lanzamiento histórico vendiendo 3,5 millones de copias en 24 horas. «Aunque el juego es divertido, puede resultar repetitivo tras jugarlo (demasiado) tiempo y su atractivo se ha visto reducido en las actualizaciones y cambios de contenido».

puntuacion DIABLO II

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *