Wercome to Amerrica

Imagínese una secuencia de créditos en la que vemos el pasillo de un carguero, en el que dos personajes de origen serbio se apresuran a salir a cubierta. En un impresionante movimiento de cámara aérea vemos como los dos personajes suben a un punto elevado de la proa y en frente suyo, un impresionante y luminoso skyline, una estatua de la libertad y una prometedora Nueva York.

Conforme va llegando el barco a puerto, hablan sobre los planes que tienen de iniciar una nueva vida, de que el primo de uno de ellos ha conseguido el sueño americano y de que en la guerra uno hace lo que sea por sobrevivir. Paralelamente, asistimos a diferentes planos en los que personas de dudosa reputación, cargan un coche con heroína, esconden diamantes en un pastel y la tripulación del barco celebra su llegada con vodka. Una vez desembarcado, nuestro protagonista, Niko, espera a su primo Roman, el cual llega conduciendo temerariamente un taxi roñoso y completamente borracho. Toda esta orgía de información sesgada se adereza con magistral música de Philip Glass y los nombres flotantes de aquellos que han participado en la producción.


Grand Theft Auto IV vendió en su primer día 3,6 millones de unidades en todo el mundo

Grand Theft Auto IV vendió en su primer día 3,6 millones de unidades en todo el mundo

Con esta descripción, cualquiera pensaría que se trata de una producción cinematográfica de cine negro al más puro estilo David Fincher. Sin embargo, se trata de lo que yo considero uno de los videojuegos mejor guionizados que existen: Grand Theft Auto IV. Esto es solo un pequeño gran ejemplo con el que explicar a aquellos ajenos a los videojuegos, qué son hoy realmente: un compendio de diferentes artes que dotan al jugador de una experiencia que va mucho más allá de conseguir puntos. Te hacen partícipe de una historia, de la vida de unos personajes, de sus miedos y de sus sueños, de su pasado y de su futuro y se te concede el privilegio de cambiar esos destinos.

Para todo ello se utilizan herramientas conocidas (guion, lenguaje audiovisual, artes gráficas…) y herramientas nuevas (opciones en la jugabilidad, acercamientos originales a las historias en función del jugador…) que entrelazan y conforman los géneros, los avances en el sector, las miradas distintas o los blockbuster. Para los que además de ser empedernidos gamers, somos cinéfilos, encontrar guiños en los videojuegos no tiene precio, ya que es un proceso que te puede acompañar durante toda la vida.

Grand Theft Auto Vice City trata de  un joven exconvicto italoamericano que llega a una ficticia Miami (Vice City) para proteger una venta de cocaína, todo sale mal y terminas debiendo mucho dinero a la mafia de la costa este

Grand Theft Auto Vice City trata de un exconvicto italoamericano que llega a una ficticia Miami para proteger una venta de cocaína y termina debiendo mucho dinero a la mafia de la Costa Este

En mi caso, recuerdo con enorme cariño mi primer juego de la Play Station 2, otro título de la saga anteriormente nombrada: Grand Theft Auto Vice City (obviamente soy un fan incondicional de esta saga). Yo tenía unos tiernos 11 años (sí, es un juego recomendado para mayores de 18 años) y todavía no había «descubierto» el cine y las películas de gánsters (mi género favorito). ¿Cuál fue mi gran sorpresa en los años siguientes? Que dicho título que tantas horas de diversión y sufrimiento me había reportado, era una majestuosa alegoría a la década de los 80 a través de la aglutinación de guiños y constantes referencias a Miami Vice, Scarface, Carlito’s Way, Goodfellas…

Este aspecto se cuidó tanto que incluso el protagonista Tommy Vercetti, obvia referencia al icónico Tony Montana, el protagonista de Scarface, fue doblado e interpretado por Ray Liotta. Pero este no fue el único gran actor contratado para dar un verdadero carácter icónico al juego: Dennis Hopper, Tom Sizemore, Burt Reynolds, Philip Michael Thomas (protagonista de Corrupción en Miami), Danny Trejo, Deborah Harry (Blondie, de esto me acabo de enterar y estoy flipando) y hasta Jenna Jameson dobla a una actriz porno. Los 80 en estado puro. Y la banda sonora daría para un nuevo y extenso discurso, ya que es una recopilación increíble de lo que fueron los 80 en EE. UU., musicalmente hablando.

A través de estos ejemplos uno se da cuenta de cómo se llegan incluso a utilizar elementos del acervo colectivo e iconos de la cultura pop para conseguir una experiencia única. Evidentemente Rockstar Games es una de las compañías de referencia en el sector por este tipo de motivos. Por crear videojuegos que trascienden, por saber construir un mundo nuevo en el que zambullirnos de una forma tan familiar, y al fin y al cabo, por saber ensamblar magistralmente los engranajes que forman una gran experiencia.

 

Por Álvaro Antoñanzas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *